Deshacer el género

Arte, Arte contemporáneo
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Deshacer el género
©Jesús Madriñán

Como en un cuadro de Jan van Eyck, pero seis siglos después, los personajes que retrata Jesús Madriñán se presentan inmóviles, congelados por la cámara frente a un fondo sobrio que vira hacia el negro. Estamos ante unas fotografías de gran formato, extremadamente plásticas y pictóricas. La técnica es aquí la madre del cordero. Y es que el artista huye de la fotografía digital y trabaja con una cámara analógica.
Madriñán encuentra sus modelos en los clubes del East London, en la zona más 'cool' de Shoreditch. Se planta en medio de la pista, monta el equipo y deja que la gente vaya desfilando delante de su objetivo sin imponer ninguna regla. Así nace la serie 'Good night London' (2011) que inaugura la exposición. El resultado final es de un fuerte dramatismo estético que, quizá por costumbre, recuerda la pintura. Aquí es donde encontramos la explicación al enigma que plantea el título de la muestra. Madriñán pone en jaque la tradición clásica del retrato y la actualiza sin complejos, con tecnología de hace cien años, mientras, de fondo, suena Britney Spears. El artista recrea la fórmula a su tierra natal con 'Boas Noites' (2013), donde incluye imágenes del ocio nocturno en las zonas rurales de Galicia. Además, a modo de censura poética, inserta visiones del entorno natural.
El contrapunto diurno a estas instantáneas es el espacio anexo de la galería, el Ultramarinos, donde está la serie 'La finca' (2011), un trabajo que difiere de la anterior en el tema, pero que conserva la tecnología y la actualización del retrato y el bodegón. 'Sin título [Membrillos]' nos transporta, por ejemplo, los cuadros hiperrealistas de Antonio López; y la fotografía búsqueda, de nuevo, un estudiado resultado pictórico.

Por Aina Mercader

LiveReviews|0
1 person listening