ITÀLIA. I sei sensi

Arte
  • 4 de 5 estrellas
  • 2 de 5 estrellas
(1reseña)
0 Me encanta
Guárdalo
ITÀLIA. I sei sensi

Si yo fuera italiano y tuviera que escoger una ciudad para vivir, no tendría ninguna duda en elegir Barcelona. Ni Roma ni Nápoles, ni Milán, ni Florencia. Barcelona. Es como estar en Italia sin los inconvenientes de vivir en Italia. Iría a comer al Antico Borgo Napoletano, compraría diseño italiano en Vinçon y después andaría unos pocos metros hasta la Fundación Suñol, donde se expone una selección italiana de los fondos de arte...
Detengámonos aquí, en 'Italia. Y sei sensi', los seis sentidos que dan título a la colectiva y a una obra de Alighiero Boetti: pura gestualidad minuciosa para cubrir una superficie de trazos de bolígrafo y el nombre de los cinco sentidos. ¿Y el sexto? El pensamiento! Todo está en el magín.

Aquí hay que dejarse de tópicos. Nada de la típica sensualidad italiana, ni la elegancia del povera, o de la ligereza brillante transvanguardista... La exposición se visita en menos de media hora. Ocupa tres salas. La lista de obra es breve, pero precisamente por eso alcanzable. Y voluptuosamente atractiva.

La escultura 'Linee-forza del pugno di Boccioni II' (1915) de Giacomo Balla la tenemos muy vista, pero la acompaña una sorprendente 'Fiore futurista' (1930) creada para ocupar espacios exteriores, una invasión en toda regla de la voluntad por encima de la naturaleza.

Y es eso, la voluntad de 'Achille peligro en Da días irae' (1978), pura geometría constructivista; la transgresión de Lucio Fontana en 'Concetto Spaziale. Pillola' (1967), sobre la píldora femenina; el grafiti emblemático de Gastone Novelli en 'Più inutile' (1958) que a mí me recuerda un Tàpies de los años 90; o el minimalismo colorista de Giorgio Griffa, tan bien inacabado que parece intocable. Un puñetazo... para masoquistas.

Por Ricard Mas

Average User Rating

2 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:1
  • 1 star:0
LiveReviews|1
2 people listening
Alex O

I sei sensi... what a meaningful title for an exhibition! Arriving there the disappointment: 4 rooms with a handful of pieces, short and superficially written explanations, ... if the exposition wouldn't be so cheap it would have been annoying to have paid the admission. Still, some of the exhibits were amazing.