Nord d'Àfrica. Ortiz Echagüe

Arte, Fotografía
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Nord d'Àfrica. Ortiz Echagüe

Esta exposición contiene tantos secretos escondidos que se podría hacer una serie de éxito. El protagonista, fotógrafo militar, es José Ortiz Echagüe (Guadalajara, 1886 – Madrid, 1980). Hijo de una saga de militares, ejerció en el norte de Marruecos, en el Rif, como piloto –el tercero en obtener la titulación oficial en España–. Cuando abandonó el ejército, fundó CASA, empresa aeronáutica que hoy en día forma parte del complejo militar industrial español. En la década de 1950 fue director de la SEAT. Y, por el camino, fotógrafo pictorlaista interesado en tipos populares. Tremendo, no?

De su primera etapa como fotógrafo, se exponen en el MNAC los fondos depositados en el Museo de la Universidad de Navarra y otros pertenecientes al ejército español. Se trata de fotografías de personajes y paisajes en el Rif. Si sois aficionados a la lectura, os podéis ambientar con las Cartas marruecas de un soldado, de Giménez Caballero, o el célebre Imán de Ramón J. Sender. En fin, una escabechina de pobres españoles enviados a dedo para defender las posesiones mineras de la misma clase dirigente que aún controla el estado actual.

Ortiz Echagüe se subía a un globo cautivo –primero– o a un avión y retrataba el terreno. El objectivo era claro, crear mapas topográficos para controlar mejor el territorio. La presencia del ejército español modificó substancialmente usos, costumbres y paisajes humanos del Rif, y curiosamente, Ortiz Echagüe, soldado y agente transformador de este proceso, fue quien, por su cuenta, registró este mundo a punto de desaparecer.

Con este objetivo, utilizó la técnica del carbón, hecho que le obligó a retocar e intervenir notablemente en el resultado de las fotografías. A veces rascaba el fondo hasta dejar el papel a simple vista. Además, encuadró y compuso con técnicas ahora pictoralistas y veristas. No usó modelos ni dio órdenes como si fuera un director de cine, pero tuvo un cuidado de la composición que le alejó del trabajo óptico de los reporteros gráficos.

Delante de las casi ochenta fotografías de Ortiz Echagüe no puedes dejar de pensar, más allá de la calidad pictórica de sus composiciones y texturas, en una España que tampoco debía ser, en algunos sitios, tan diferente del Rif. Hacía 400 años de la expulsión de los musulmanes de la península y los antepasados eran comunes. Sin ir más lejos, entonces las mujeres españolas aún se tapaban el pelo en los pueblos...

 

Sitio web del evento http://www.mnac.cat/
LiveReviews|0
2 people listening