Roni Horn. Dormia todo como si el universo fuera un error

Arte, Instalación
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Roni Horn. Dormia todo como si el universo fuera un error
©Genevieve Hanson

Por mucho que duermas como si el universo fuera un error, el clima de Barcelona durante el verano no se parece en nada al de Islandia. La soledad es casi imposible de encontrar. Y el silencio es un lujo. Pero en la muestra que Roni Horn ha traído a la Miró, es posible abstraerse y creer por un momento que estamos en un universo casi inmóvil, inquietante, zurcido con fragmentos literarios que bailan al ritmo impaciente de los glaciares.
Roni Horn (Nueva York, 1955) es inclasificable. Tanto, que juega en la indefinición. Su nombre, su aspecto... "Mi identidad se ha formado alrededor de no ser hombre ni mujer", afirma. Tampoco tiene un estilo o una técnica favoritos. Arranca sus trabajos con dibujos procesuales -que merecen dos salas-, y puede acabar concretándose con fotografías, objetos, instalaciones...
Sí podemos afirmar que su obra trata de temas como la identidad, el paisaje, la luz, las palabras, los rostros, el vidrio, el agua, el tiempo. Y que la mayoría han sido concebidas en territorio islandés. Los títulos actúan a modo de introducción. Los hay suficientemente largos para ocupar casi el espacio de este artículo, como 'Untitled (My name is Mary Katherine...)', la pieza central de la exposición, formada por diez elementos cilíndricos de vidrio de tonos verdosos que cambian visualmente según las variaciones de la luz y el clima y ofrecen una experiencia sensorial de color, solidez y fluidez.
Es la primera vez que Roni Horn muestra su obra en Barcelona. La Fundación Miró y la Obra Social "la Caixa" le otorgaron el Premio Joan Miró 2013, que consiste en 70.000 euros y una invitación a exponer al año siguiente. Horn no produce obra pensando en un espacio en concreto o en una exposición. A veces, crea una pieza y la tiene una década descansando en el almacén. Pero el conjunto de obras elegidas para esta ocasión conforma una enorme instalación que tiene el valor de obra poliédrica.
En el recorrido, construido al milímetro para una Horn que ha prescindido de curadores, encontraremos obras icónicas como 'You are the Weather. Parte 2 ', consistente en 100 retratos de la misma mujer bañándose en aguas termales de Islandia. El rostro de la chica varía sutilmente en cada imagen, reflejando las condiciones del clima que la rodea. Definitivamente, el universo de Roni Horn es un error. Pero exquisito.

Por Ricard Mas

LiveReviews|0
1 person listening