Mamma mia! Cocina italiana

Mucho más que pasta y pizza

¿Crees que falta algún restaurante italiano importante? Dínoslo en los comentarios de abajo.

Le Cucine Mandarosso

Parece mentira lo fácil que es dejar contentos a los comensales con pequeños detalles y, sobre todo, una cocina auténtica y hecha con amor. Es lo que se respira en este establecimiento sin grandes pretensiones. Bueno, con una única pretensión: la de querer gustar. Vecino del majestuoso Palau de la Música, este restaurante de colores y sabores napolitanos apasiona, de entrada, a los que han tenido la fortuna de conocer el ambiente de Nápoles y sus sabrosos platos. Sorprende que un o una simpatiquísima napolitana te enseña el paqueta de la pasta que te recomienda probar. La atención que ponen en los platos lo hace diferente y superior a mucha de la oferta italiana existente en la ciudad. La mejor garantía es que es el preferido de los jovenes italianos residentes en la ciudad.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Massimo

Recomendado

Massimo, milanés, pero universal en su concepto de cocina, abrió su restaurante en Junio del 2008 con la idea de ofrecer la cocina italiana más auténtica, y lo ha conseguido. En un elegante establecimiento de dos plantas, con capacidad para unas sesenta personas, los fines de semana es imprescindible reservar si se quiere saborear la vera Italia. Pastas exquisitas de elaboración casera, suculentos entrantes a base de muy buena mozzarella stracciatella, y excelentes platos como el que recomendamos: un atún mediterráneo, rojo, rebozado con pistachos y acompañado de verduritas cujientes.

Leer más
Sarrià - Sant Gervasi

Non Solo Pizza

Non Solo Pizza elabora una de las mejores pastas de la ciudad, por no hablar de su pesto que no tiene nada que envidiar a los de la tierra de su chef y propietario Alberto, Liguria. En un local muy animado se disfruta de su excelente focaccia, sus entrantes típicos como el affetatto misto o la burrata con tomate y rúcula, una exquisita variedad de pasta rellena elaborada en casa y pasta seca. Buenos vinos italianos a precios asequibles y excelentes grappas completan el panorama. Tiene una oferta de pastas muy sabrosas según el día de la semana.

Leer más
Eixample

De Gustibus Italiae

Recomendado

Con una terraza que en verano es encantadora, este local de dos plantas dispone de unas cómodas sillas para unas mesas bien distribuidas, a una distancia prudencial para que los comensales no se molesten, una buena iluminación y un excelante servicio. Aquí, Roberto ofrece platos de todas las regiones italianas, auqnue sin imponerse fronteras, ni geográficas ni imaginativas. Un ejemplo: linguini con ajo, guindilla, huevos de mújol (botarga) y queso de cabra (pecorino). Sublime, para empezar, la ensalada de alcachofas crudas con rúcula y queso pasado por vino Barolo. Entre los postres destaca el semifrío de Amaretto con almendra caramelizada, una excelente selección de quesos, y, para acabar, café shakerato (batido y frío) y buena grappa. Muy buena bodega de vinos italianos y españoles. Hay menú de mediodía.

Leer más
Sarrià - Sant Gervasi

Gravin

Recomendado

Todo el equipo de este restaurante procede de la Pulla, pero el local tiene algunas variantes que no lo encasillan sólo en esta región. Destacan muchos platos, pero empezamos por sus orecchiette típicas, que preparan con almejas, rúcula y tomate. De entrantes tienen una fabulosa burrata pullesa (un queso fino más cremoso que la mozzarella) servida con rúcula, tomates cherry, albahaca, aceite y vinagre de Módena. También ofrecen un atún poco hecho con comino, setas y cebolleta confitada que es sensacional. Muy buena carta de vinos, en la que sobresale el Nero di Troia, un vino de la Pulla.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Mandi Mandi

Recomendado

«Mandi mandi» es el saludo típico de Friuli, de donde son iriginarios Miki, el chef, y Noemí, la encargada de la sala, que llevan este restaurante de gran calidez y excelente acogida, en el que se puede disfrutar de la comida de esta zona privilegiada del norte de Italia. Los friulianos son gente que sabe mucho del buen comer y son muy exigentes con la bebida. Una manera práctica de confirmarlo es visitando este pequeño local y acertar con la polenta o cualquiera de las pastas que prepara Miki. En el campo de la polenta, el plato estrella es el frico, una comida de origen campesino preparado con patatas y enriquecido con queso Montasio y mantequilla.

Leer más
Eixample

Bacaro

Recomendado

Taberna veneciana con una cocina marinera muy cuidada, con platos originales como las sardinas «in saor», con pasas y cebolla confitada, escabechadas en blanco. Han añadido platos como la «frégola», una sémola de Cerdeña que es una de las pastas más antiguas de la historia de la cocina.

Leer más
Ciutat Vella

I Buoni Amici

Recomendado

Gran conocedor de toda la cocina italiana, Daviano –hijo de la región italiana de Friuli-Venecia, en la frontera con Eslovenia y Austria– no solamente se concentra en la de su región sino que prepara auténticos platos de diferentes cocinas de su país. Cuando llega la época de las trufas, su imaginación se dispara y ofrece lo más auténtico y garantizado que pueda haber en la materia. A los platos les pone el nombre de los amigos que los disfrutan. Otras de las bondades del restaurante son la polenta y algunas carnes. Carta de vinos extensa y muy buenas grappas, friulanas, claro.

Leer más
Eixample

Xemei

Recomendado

No es lo mismo decir “hoy hemos cenado en un italiano” que “hoy hemos cenado en un veneciano”. ¡Todavía hay categorías! Cuando, en el Poble-sec, abrieron el Xemei, este inciso se hizo imprescindible. Los gemelos –xemei, en dialecto veneciano– Stefano y Max Colombo llevaron a Barcelona una cocina transalpina que superaba de una vez los macarrones a la boloñesa y las pizzas quattro stagioni. Llegaba el pescado tal y como lo cocinan en el Véneto, y teníamos que aprender qué son las sarde in saor o el baccalà mantecato: otra cocina italiana era posible. Las sarde son la versión veneciana de las sardinas escabechadas y aquel bacalao es una brandada sin ingredientes lácteo. En Xemei os lo sirven en un surtido que también incluye caballa al horno y boquerones marinados, y que debéis pedir sí o sí para poneros en situación. Cosa que, por otro lado, no os costará mucho. El lugar tiene glamour y, como toca en estos casos, corre el rumor de que algún jugador del Barça es cliente. El ambiente de taberna vintage, la hiperactividad de los xemei, los camareros charlatanes y unos platos buoni, buoni, buoni son motivos suficientes para decidir que volveréis. Pero antes, acabaros los bigoli in salsa veneziana, las sepias a la plancha con polenta, el pulpo a la brasa o, si queréis parecer venecianos de toda la vida, el hígado de ternera a la veneciana.

Leer más
El Poble-sec

Da Greco

Recomendado

Además de disfrutar de la buena oferta de pastas y platos italianos de calidad, sentarse en una de las originales mesas de este restaurante «cinematográfico», nueva genialidad de Toni Greco, permite sentirse en uno de los históricos filmes italianos. Además del ambiente agradable y la espectacular decoración, el excelente servicio y la buena comida hacen que el comensal no olvide nunda una cena a Da Greco. Lo mejor es dejarse sugerir por el chef y el propietario.

Leer más
Gràcia

También te gustará

La pizza nostra

Napolitana o romana, o de Barcelona... Nuestra ciudad elabora unas pizzas de primera. En esta lista encontraréis algunos clásicos, pero también locales nuevos que os sorprenderán. ¿Crees que falta alguna pizzería importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. NAP No, no es una pizzería vegana. Es un acrónimo que responde a las siglas de Neapolitana Authentic Pizza, y está donde hubo el excelente y bufón Rococó. No lloréis la pérdida, vale la pena: el propietario, Antonello, nos explica que su intención es "trasladar aquí la pizza napolitana con los precios de allí". Han seguido obsesivamente los requisitos de la DO-horno de leña, tiempo de cocción, harina y tomate italiano-y el resultado es una pizza superlativa y barata en un lugar ruidoso: lleno de juventud italiana, ya está todo dicho. La Briciola Claro que si alguien puede ondear con todo el derecho del mundo la pizza en Barcelona son ellos. Pino Prestanizzi (calabrés) y Patricio Sodano, de Nápoles, abrieron, hace 23 años, La Briciola. Era un momento en el que "sólo había una pizzería en la ciudad, e ir a cenar al italiano era signo de distinción", rememora Pino. El tiempo aquí se ha parado, pero para bien: han mantenido el nivel y ellos trabajan con todo el producto, incluyendo el agua, de Nápoles. Y la decoración es demasiado auténtica para tildarla de kistch. La pizza Campione-salami picante, rúcula, queso de cabra, achicoria, orégano y parmesano-nos recuerda cómo son, de buenos. Han optado por la pizza fina, crujie

Leer más

Pasta: los 15 mejores platos de BCN

Los restaurantes italianos con más gracia de la ciudad y sus platos estrella Pasta fresca Celentano Esta tienda de pasta fresca, que también dispone de parada en el mercado del Clot, ofrece pasta fresca elaborada diariamente. Y como ellos explican, rellenan a mano sus Raiola, individualmente, con una manga pastelera: en este apartado sobresalen, y encontraréis de sobrasada y ricotta, o un delicioso tándem de brandada de bacalao con pimiento asado. Cada día disponen de siete u ocho variedades rellenas, y los fines de semana hasta diez. Por cuatro euros se puede llevar plato del día. Ficus La peripecia de la taberna Ficus merecería una novelita: un matemático y una licenciada en audiovisuales abren un estudio de grabación y productora, y a la vez compran el pequeño restaurante de enfrente del negocio. La industria musical va a la baja, pero la comida cotiza al alza: cada fin de semana, cuando cierran el estudio, la taberna Ficus ofrece platos de pasta casera que hacen ellos mismos-rigatonis rellenos de longaniza fresca de Térmens y guisantes del Maresme, por poner un ejemplo - y de cocina mediterránea bien entendida, con coques, platillos y arroces. Todo es casero y hecho por ellos. La Màquina Pasta Bar Este lugar de comida rápida está presidido por una máquina de pasta que, según me informan, la escupe fresca y casera por la mañana y al mediodía. El funcionamiento es sencillo: en el mostrador elegimos la pasta, una salsa y un entrante. La pasta se corta y se salsea ante nosotr

Leer más

¡Pasta fresca 'hipster'!

Raviolis y tortelinis artesanos y modernos Malas épocas para consumir pasta fresca industrial, si es que esta cosa existe. Los restos de caballo, en los raviolis rellenos del súper, me imagino que habrá hecho que muchos consumidores opten cada vez más por la pasta artesana. Si está bien hecha, es buena, sana, sencillísima de cocinar y bastante barata. Y es un sector de la restauración en alza, y que cada vez más se nutre de las profesiones liberales. Un ejemplo: subimos por la parte más agreste de Gràcia, hacia la plaza Rovira i Trias. Paso por delante de La Chitarra y La Spada, dos tiendas especializadas en pasta fresca. El destino es Pasta Celentano, la reciente versión en tienda de barrio de la ya clásica homónima parada del Mercado del Clot. ¿Qué sucede en este rincón de Gràcia para que haya tanta proliferación de pasta fresca? Enric Morán, de Celentano -iniciado en el oficio italiano en Dublín-, explica que este producto "es un slow-fast: comida rápida con la filosofía de slow food". Ellos no quiere saturar el mercado del barrio, pero los dos socios son del barrio y tienen una relación profunda con él. "Todos tenemos nuestro estilo, y como más seamos, más pasta consumiremos". El otro socio es Ramon Garriga, un músico -ex-Cabo San Roque e ingeniero - que ha encontrado en la pasta "algo más tangible a lo que agarrase para ganarse la vida". Tienen un as en la manga (pastelera): "Somos los únicos de la ciudad que rellenamos los raviolis uno a uno". A parte de elaborar los r

Leer más

La ruta del spritz

Es el aperitivo veneciano de moda. Os descubrimos cinco lugares de la ciudad donde os lo podréis tomar. Jonny Aldana Entre las avenidas sin encanto de la ronda de Sant Pau y el Paral·lel, se encuentra el Jonny Aldana, un bar montado entre un colombiano, una checa-suiza y un catalán. La idea que tenían cuando levantó la persiana por primera vez era de un bar para tomar sólo el aperitivo. De esta primera ilusión, sale una diversidad de aperitivos y vermuts muy animada. Si veis a la clientela con los vasos llenos de una bebida naranja, lo más seguro es que estén bebiendo un spritz, una bebida refrescante y golosa que abre el apetito. Mezclan Aperol (aperitivo italiano), cava, soda, hielo y una rodaja de naranja. El secreto de las medidas sólo lo saben ellos. Otra variedad del spritz en el Jonny es el americano, en el que el Aperol se mezcla con vermut negro y soda. Le Cucine Mandarosso Los días laborables tienen menú, los domingos por la noche montan el famoso aperitivo italiano y a mediodía sólo sirven fettuccine. Cintas, vaya. De lo que se trata es que cada día sea especial. La abundancia de Le Cucine Mandarosso llega hasta la bodega. Podréis probar bebidas que son difíciles de encontrar fuera de Italia, como el chinotto (una cola con un punto amargo), el Crodino (un aperitivo sin alcohol) y la cedrata, una limonada de un amarillo superlativo muy famosa en Italia. Y también uno de los spritz más finos de la ciudad. Cafè Salambó Convertido en un local de referencia en el barrio

Leer más

Críticas y valoraciones

2 comments
Terra M
Terra M

falta el bar restaurant "TERRA MIA"un lloc bonic a prop del parc Güell, hi ha la possibilitat de trobar els detalls que no tots els italians retenen .... de Capuccini a Negroni a la pasta casolana , risotto , formatge , vins sempre amb un detall dels producte locals , tot servit amb gracia y profesionalita si vols als jardi oa l'interior on les decoracions de fusta portara de tornada a les antigues coses duna vegada

preus barates