Nueva novela de Pere Rovira

'Les guerres del pare' es una novela rural, con contexto histórico y mucho sentido del humor

0

Comentarios

comments.add +


En 'La mar de dins', el libro que ganó el Carles Riba el año 2002, había un poema que se titulaba 'El milicià', donde Pere Rovira daba las gracias a su padre por no haberse dejado matar a manos de los nacionales. La razón de este agradecimiento era obvia: "Si lo hubieran matado, yo no estaría en este mundo, y nada de esto habría pasado", dice. Su supervivencia, como la de tantos otros que lucharon en el frente, marcó el inicio de muchas otras batallas, que de una manera u otra nos han reclamado a todos los que hemos venido más tarde. "No sé tú, pero yo estoy harto de novelas sobre la Guerra Civil -me increpa Rovira-. Coño, ya está bien, pasaron otras cosas después".

Predicando con el ejemplo, ha escrito 'Les guerres del pare', una novela rural con contexto histórico, miseria, un poco de sufrimiento y  mucho sentido del humor. "Hombre, es que el humor era la principal arma de esta pobre gente, que vivía en un pueblo, en pleno franquismo, sin más distracción que el cine de domingo por la tarde -me dice-. La situación era muy dura, pero se la tomaban con ironía". Hay personajes brillantes, como Joanet Cantó, un individuo feo como un pecado, desgarbado y canoso, pero muy bien dotado. Hay discusiones trepidantes, como las que se viven en la tertulia en cal Baster. Y hay ternura, la de un hijo hacia su padre. Este es el eje central del argumento.

No es un libro autobiográfico, pero sí un ejercicio de memoria, hilarante y con mucha garra, como los que llevó a cabo en los volúmenes de prosa ensayística recogidos bajo el título de 'Diari sense dies'. "De hecho, creo que fuero el germen de 'Les guerres del

Pare' -sigue Rovira-. Claro que esto no lo he sabido hasta mucho más tarde".  Un libro así requiere cierta serenidad mental. Para escribirlo, se tiene que haber llegado a una edad de paz y reconciliación. "Cuando eres joven estás demasiado ocupado con el enfrentamiento generacional, y no ves con claridad -explica-. Es ahora que empiezo a hacerme viejo que entro en una etapa de comprensión". Así es como este relato de ficción se ha cruzado, sin premeditación, con su propio recuerdo.

"Has tornat a guanyar la guerra que vas perdre", dice un verso de 'El milicià'. No por casualidad, aparece impreso en la primera página de la novela, dando el La. "A pesar de todas las adversidades, mi padre tuvo la más importante de las victorias: no dejarse tumbar por el enemigo -señala Rovira-. Se dejó vencer por las armas, pero no por la vida". Después del 18 de julio, de la Batalla del Ebro, la dimisión de Azaña y el fin definitivo de la Segunda República vinieron los años 40. Y después los 50, y los 60. Y poco a poco la gente fue recuperando una especie de libertad personal que le había sido robada. "A pesar del miedo, se iban formando pequeños refugios de diversión". La guerra fue una tragedia, pero no el fin del mundo.

LES GUERRES DEL PARE
Proa. 473 págs. 22 €

Otros usuarios dicen

0 comments