Negro Carbón

  • Restaurantes
  • Argentina
Recomendado
0 Me encanta
1/2
Negro Carbón
2/2
Negro Carbón
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Si queréis ir a comeros una hamburguesa al cercano y superpoblado Kiosko y no hay sitio, la solución es sencilla: cruzad la calle y probad las de Negro Carbón, fenomenales. Aunque este restaurante argentino –con una decoración deliciosa, antes era uno de los bares más antiguos de la Barceloneta– tiene entidad propia: en su carta hay suculentas carnes a la brasa de vacío de ternera. Las hamburguesas también están hechas con este tipo de carne.

Nombre del lugar Negro Carbón
Contacto
Dirección Pla de Palau, 16
Born-Ribera
Barcelona
08003
Horas de apertura De lu. a sá. de 8 h a 24 h. Do. de 8 h a 17 h.
Transporte Barceloneta (M: L4)

Average User Rating

2 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:1
  • 2 star:2
  • 1 star:1
LiveReviews|4
2 people listening
Natalia C

esta tarde mi novio y yo fuimos a comer ahi por primera vez, esperando comer autentica cocina argentina como presumen, el trato de los camareros fue terrible!! y lo peor fue la comida, pedimos vacio y el corte estaba precocido, el termino pasado, seco y muy malo. regrese mi plato y la camarera se disgusto muchisimo y lo peor fue el cocinero gritandome desde la cocina que si me gustaba comer sangre !!!

que pena que no acepten una critica y ademas se pongan tan agresivos cuando es error de ellos, jamas regresaremos a ese lugar terrible con comida de pesima calidad y un servicio malo!!

Jéssica H

El viernes pasado fuimos 2 parejas a cenar y el trato por parte de 2 de las camareras y/o encargada fue muy brusco. Pedimos varias cosas para picar y cuando no habíamos ni acabado nos quitaron los platos casi dándonos con ellos al quitarlos. Cuando terminamos de cenar vino otra camarera (alta, de pelo rizado, argentina) y nos dijo si queríamos postre, habíamos comido bastante así que dijimos que no, a los pocos minutos vino otra camarera a preguntarnos lo mismo... sin haber acabado las bebidas la camarera alta empezó a levantar nuestras copas para arrugar los mantelitos de papel y quitarlos. Los 2 gestos nos parecieron un poco feos...pues cuando llevábamos 1h y 10 minutos desde que entramos al local vino de nuevo la camarera alta y nos dijo que necesitaba la mesa, así que nos invitaba a acabar nuestras bebidas en la barra o a abandonar el local... cuando vino a cobrar le dijimos que habían sido muy bruscas y encima su contestación no fue muy adecuada... antes íbamos bastante a este local, pero desde que lo han cambiado no es lo mismo, el trato me pareció muy malo, no creo que volvamos...

Angeles J

Era un restaurante buenísimo y super buena onda. Después de la reforma ha ido empeorandola calidad y el servicio. La dueña que antes estaba siempre y daba marcha y era un encanto ya no está nunca y los camareros dejan bastante que desear en cuanto a simpatía y servicio