Consell familiar

Teatro, Teatro contemporáneo
  • 3 de 5 estrellas
  • 3 de 5 estrellas
(1reseña)
0 Me encanta
Guárdalo
Consell familiar
©David Ruano

De: Cristina Clemente. Dir: Jordi Casanovas. Con: Georgina Latre, Pep Ambròs, Pere Ventura, Lluïsa Castell, Marc Rius.

Siempre se ha dicho que la calidad de la democracia es una cuestión de tamaño. Suspiros de Atenas, lo llaman. Cristina Clemente se ha agarrado a esta premisa en 'Consell familiar' para elaborar una comedia que lleva el protocolo democrático hasta la unidad mínima de convivencia colectiva: la familia. El absurdo está servido automáticamente. Sólo queda añadir ingenio para ir jugando con todas las posibilidades que surgen de combinar lo micro de lo cotidiano con lo macro de la ciencia política. Pero incluso en el seno de una familia convencional la democracia se muestra imperfecta. Y es en esos desajustes y en la pequeña y frustrada revolución que genera donde se produce el choque cómico.

El texto es bastante previsible igual que los personajes retratados. Eso sí, hay un elemento sorpresa final que introduce una deriva de política internacional –en concreto europea– en los asuntos internos. Un giro inesperado que sirve para cerrar la pieza con un divertido guiño a la actualidad y sus titulares de economía, crisis y política comunitaria. La producción –dirigida con anónima eficacia por Jordi Casanovas– es en realidad una variante de la habitual sit-com familiar, no muy alejada de 'The Brady Bunch', 'Los problemas crecen' o 'Médico de Familia'. Un tono de fácil producto televisivo subrayado por una escenografía que parece un plató. Entretenida sí, pero mucho menos sorprendente de lo que pretende. En todo caso, un texto de alma comercial que parece fuera de lugar en un sitio como la Sala Beckett.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

Average User Rating

3 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:1
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
0 people listening
Emma

Fui a ver la función este sábado. Me pareció una obra propagandística que ensalza el bipartidismo político y crítica la gestión económica del partido predecesor. Sin cabida a la autocrítica a la actual gestión política, económica y social. Por cierto, a la salida del teatro, bajo el gancho del sorteo de un par de entradas, te daban un papelito preguntándote por quién hubieras votado. Qué sutileza!