Desig Jam

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Desig Jam
Desig Jam

Una jam-session es el encuentro de un grupo de músicos –en origen de jazz– para improvisar y pasar un buen rato tocando. Hace un año se reunieron ocho intérpretes y ocho autores con Neil LaBute y Jessie Mills en un taller del Obrador d’Estiu de la Sala Beckett para aplicar ese espíritu de libertad a la creación dramática. El resultado fue Desig Jam, la breve función montada con ocho monólogos que ahora se puede ver en la sala pequeña de La Seca. En esa semana de trabajo intensivo del 2012 quizá se logró cierta comunión creativa sin garantizar que ese espíritu tuviera la fuerza suficiente para traspasar el entusiasmo cómplice del círculo interior.

El interés de los textos es desigual. De los ocho quizá sólo dos (la revelación bovina y de las malas personas) ofrecen un desarrollo dramático alejado de lo obvio; sorprendentes en su intimidad y despojamiento emocional, liberados del efectismo truculento o el virus de las sobremesas de TV3. Comienza a ser preocupante que un joven dramaturgo confunda su potencial trabajo con una página de guion televisivo sin riesgo. En cambio, las interpretaciones de Damià Plensa, Marta Bayarri, Vanessa Segura, Joan Sureda, Mireia Gubianas, Carles Algué, Annabel Castan y Pep Ambrós son equilibradas, con la intensidad adecuadamente administrada para captar la atención del espectador en los contados minutos que disponen para defender su historia. Todos alcanzan su objetivo, y con éxito. Es más, todos son mejores que algunas de sus historias.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado