Diagnòstic: Hamlet

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
  • 5 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Diagnòstic: Hamlet
© Marta Vidanes
Diagnòstic: Hamlet

Dir: María Castillo. Texto: Miquel Gallardo. Con: Miquel Gallardo.

Mucho se ha escrito sobre la naturaleza psicótica de Hamlet. Miquel Gallardo se ha basado en este posible análisis para construir una historia que convierte el personaje de Shakespeare en un caso clínico, aunque module escena a escena la naturaleza perturbada del paciente.

'Diagnòstic: Hamlet' –el monólogo que ahora ocupa el escenario de La Vilella– recurre a la técnica del bunraku (la técnica de las marionetas japonesas) para hacerse acompañar por el príncipe Hamlet (un caso extremo de hikikomori, los adolescentes que se encierran en su cuarto), la reina Gertrudis (una tanguista decadente del Paral·lel) y una Ofelia adscrita a la tribu gótica.

A pesar de algún exceso en el retrato grotesco de los personajes, Gallardo logra excelentes momentos de intimidad, apoyado por un buen soporte audiovisual. Interesante el apunte del complejo de Edipo.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening
Miguel G

Esta es quizá una de las reseñas/recomendaciones más difíciles que he tenido que hacer. Siento el peso de la responsabilidad. Primero, porque no quiero lanzar spoilers a mansalva. Segundo, porque temo que cualquier cosa que pueda yo decir sobre este espectáculo se quede corta. SORPRENDENTE. En mayúsculas. Boquiabierta desde la primera luz. “Diagnòstic: Hamlet” es una pieza de una fuerza perturbadora. Es bellísima, intensa, emocionante, brillante, insana. Trata sobre Max Flaubert, un joven que vive recluido en una institución psiquiátrica. Afectado por la muerte de su padre, y porque su madre se ha casado con su tío, pasa los días dentro de un armario. En esta pieza Hamlet se convierte en un caso clínico, una psicosis con trazos edípicos y desdoblamiento de la personalidad. La Companyía Pelmànec interpreta y reinterpreta el clásico de Shakespeare. Miquel Gallardo, Actor y Artista con mayúscula también, lleva a los personajes y al espectador hasta la locura del mundo interno de Max. A las sombras de Ofelia, y de su madre, interpretadas con maestría con la técnica Bunraku (marionetas japonesas). Yo, personalmente, y lo pido por favor: NO OS PERDÁIS esta maravillosa experiencia teatral. Ale Oseguera a través de Le Cool Barcelona.