El policía de las ratas

Teatro, Teatro contemporáneo
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
El policía de las ratas

De: Roberto Bolaño. Adaptación y dirección: Àlex Rigola. Con: Andreu Benito y Joan Carreras.

Àlex Rigola vuelve a Roberto Bolaño. Después de aquel monumental '2666 ', el director se ha fijado en una narración corta, metafórica y que ratifica por quien no haya todavía entrado en el mundo del escritor chileno, el enorme interés de su imaginario y la calidad indiscutible de su escritura.

'El policía de las ratas' ( incluido en la recopilación 'El gaucho insufrible' ) rinde homenaje al breve relato de Kafka 'Josefina la cantora' o 'El pueblo de los ratones' y no lo esconde. Al contrario: la relación y las referencias son explícitas, pero Bolaño quiere ir más allá en esta mirada sobre la sociedad y el individuo y, sobre todo, en la reflexión sobre la necesidad del arte y la cultura. No en vano en esta sociedad de ratas que sólo trabajan los artistas son considerados disminuidos, inútiles, inadaptados en una afirmación que nos recuerda momentos históricos como la Alemania nazi o la China de Mao, aquí matizada por una tolerancia despectiva.

Una reflexión muy oportuna cuando la política se distancia de la cultura y el individuo huye confrontarse con cualquier cosa que no sea explicita, masticada o, sencillamente, le entretenga. El texto tiene mucho de cuento filosófico y de fábula política construida sobre un argumento policíaco. Una rata policía, Pepe El Tira (Joan Carreras) descubre una serie de asesinatos, pero la conclusión a la que le llevará la investigación no está en consonancia con el dogma del pueblo de ratas y ratones y, por tanto, nada cambiará si es que alguna vez desde hace cien o mil años algo ha cambiado.

Un cuento pesimista. Una velada que nos invita acercarnos a alguna librería (si es que queda alguna de abierta) para conocer Bolaño y una función delicada, muy bien orquestada. El acierto de Àlex Rigola está en la sencillez de la puesta en escena, despojada de cualquier elemento superfluo y, sobre todo, en el tratamiento casi musical del texto.

Joan Carreras y Andreu Benito, que pone voz a diferentes personajes, nos cuentan el cuento desde una profunda verdad, desde una sobrecogedora emoción. Esto significa un cuidado y delicado tratamiento de la manera de decir, de las inflexiones de la voz, los silencios y, en definitiva, de la creación de este mundo ignoto de las ratas que lleva al espectador hasta las alcantarillas sin otro estímulo que el magnetismo de los dos intérpretes, magníficos. Delicioso espectáculo.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening