Els veïns de dalt

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Els veïns de dalt
Els veïns de dalt
Autor y director: Cesc Gay. Con: Pere Arquillué, Àgata Roca, Carme Pla, Jordi Rico.
 
¿En qué se parecen Cesc Gay y Woody Allen? Los dos tienen su propia tribu urbanita que retratan una y otra vez, preferiblemente cuando su mundo se tambalea. También comparten la misma obsesión por la caducidad de la pareja. Sus personajes están divididos entre los que nunca tomarán una decisión que comprometa su “estilo de vida” y los que dan el paso tragándose los sapos del abismo que se abre después de verbalizar lo que ambos piensan y sienten: “esto se ha acabado”. Gay suele abrir el objetivo de la cámara cuando la crisis está madura, con un tono de comedia sedada con bromuro, un aditivo terapéutico para rebajar luego la carga dramática de la ruptura.

En 'Els veïns de dalt' se ha olvidado del sedante. Comedia sin filtros, aunque luego tenga que buscar un elemento –quizá forzado, quizá artificial– que le sirva para reconducir la fácil carcajada a territorios emocionales más familiares. El cambio de registro –no de argumento, ni de personajes– es un éxito: la risa sin respiro ahoga los diálogos, sin que los cuatro intérpretes caigan en la tentación de emular la vieja escuela de pautar con calculados recesos el tiempo que requiere el público para respirar y retomar el hilo de la trama.
 
Los cuatros (Pere Arquillué, Nora Navas, Jordi Rico y Àgata Roca) hacen comedia a la francesa, con el tono justo de histrionismo. Muy efectivos, aunque los papeles de Navas (psicóloga) y Rico (bombero) no tienen la complejidad de la única pareja que interesa al director: la ama de casa y el profesor de música (intérprete frustrado) que han llegado a un posible punto de no retorno. Los otros, los vecinos de arriba, sólo irrumpen en esta comedia semi-civilizada para accionar el detonador de la crisis.
 

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening