Gabinete Onírico

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Gabinete Onírico
© Genia Badano
Gabinete Onírico

De y con Angel Navarro.

Un títere sentado en una bañera, desnudo, cadavérico, con una pistola en la mano que va subiendo hasta la sien es una imagen muy potente, incluso impresionante, así como la de una mujer prehistórica que se levanta y, al cabo de cinco minutos, decide que podría tirarse al vacío por un despeñadero. En medio hay otras historias, oníricas, como bien apunta el título, troceadas y manipuladas por el titiritero Ángel Navarro, al que vemos hilvanar el espectáculo en mono de trabajo. Todo es un ensayo, una serie de pruebas realizadas en su taller. Una manera como otra de quitar hierro al asunto, de distanciarnos del tremendismo que nos plantan en los morros sus criaturas.

Este es un espectáculo de títeres para adultos, que resbala cuando el tempo se relaja, aunque la lentitud le corresponde. El título, creo, hace referencia a los gabinetes de curiosidades que hicieron furor en el siglo XVI y XVII porque se exponían cosas raras. Aquí, Navarro nos hace pensar en el mundo aislante que nos rodea. Sus marionetas están solas, quizá desesperadas. No sabemos por qué y no nos importa. Entre escena y escena, el titiritero enciende la luz y nos anuncia que todo es mentira. Pero ya hemos visto lo que hay.

Por Andreu Gomila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening