Grec 2013: La banqueta

Teatro, Comedia
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Grec 2013: La banqueta

De: Gérald Sibleyras (adaptación de Paco Mir). Dir: Paco Mir. Con: Ricard Borràs, Pep Ferrer.

No sabemos si La banqueta es la mejor comedia de la temporada parisina como nos dice la publicidad, pero sin duda la obra del francés Gerald Sibleyras es un texto de humor inteligente, sutil, muy bien construido que con un envoltorio comediográfico nos habla de la amistad, del deterioro de las relaciones humanas y, en definitiva, del ser humano. Porque el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Un adolescente que vio la función la resumió así: cuando las cosas no van bien todo se hace pequeño. En el clavo.

La banqueta nos llega con traducción de Ricard Borràs y versión y dirección de Paco Mir, quien ha hecho una magnifica labor. De enorme pulcritud en la versión y excelente dirección de unos actores que han entendido perfectamente cuál era la mirada de Mir. Y es que la obra admite otras miradas porque los protagonistas tienen dosis de clown. Mir, sin renunciar a los gags, básicamente verbales, rehúye la payasada, el trazo grueso y exagerado, una opción posible y que hubiera sido totalmente lícita, para abundar en la naturalidad, la credibilidad de los personajes. Y es de agradecer. Estamos ante una comedia para sonreír y reír relajadamente sobre la relación de dos músicos componentes de un dúo de piano a cuatro manos y que llevan 25 años de carrera. Una fundación les invita a hacer un stage en un precioso parador en un valle austríaco para preparar su nueva gira por Japón. Paz, buena comida y soledad para dialogar con la música. Pero el lugar ideal se convierte en el espacio donde se liberan los demonios de cada uno y sale la humanísima envidia, el inalienable narcisismo de los artistas, el enfrentamiento entre dos maneras de entender la vida y, en definitiva, la erosión de una pareja que ha compartido durante tanto tiempo el mismo banquillo.

¿Y la música? Por allí corre el fantasma de Rostropovich con su violonchelo, y entre los diálogos salen algunas referencias a la interpretación musical, pero con pasaba en Arte, de Yasmina Reza, con la pintura, la música es el pretexto perfecto para una función basada en los actores, el ritmo y el acierto en la colocación de los gags. Ricard Borràs, solitario y académico, y Pep Ferrer, más alegre y vividor, se hacen entrañables, cercanos sin forzar el humor de una función que corre con suavidad como si paseara sobre las nubes del cimas de las montañas.

¿Y el banquillo? Un hecho extraordinario, metáfora de todo. Obra muy recomendable para pasarlo bien sin aguantar tonterías.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening