Joglars. El coloquio de los perros

Teatro, Clásico
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Joglars. El coloquio de los perros

Dir: Ramon Fontserè. Texto original: Miguel de Cervantes. Adaptación: Albert Boadella, Martina Cubanas y Ramon Fontserè. Con: Ramon Fontserè, Pilar Sáenz, Dolores Tuneu, Xavi Sais y Xevi Vilà.

SourceURL:file://localhost/Users/agomila/Downloads/Coloquio%20de%20perros.doc

A favor de 'El coloquio de los perros': la simplicidad bien entendida. Puesta en escena, interpretaciones, efectos, todo nace de lo mínimo necesario para alcanzar la máxima expresividad y significado. Escenografía básica y máscaras para reivindicar un teatro ancestral, intemporal, de raíz popular.

Actualización del oficio de los cómicos de la legua. Los tipos humanos se expresan con las técnicas de la comedia del arte –excepto el guarda de la perrera, de estilo más convencional–, y la pareja de perros con el don del habla un sutil zoomorfismo de pequeños gestos, los justos para que el público se crea a dos canes (Berganza y Cipión), amos de su inteligencia crítica, con el aspecto de 'clochards' beckettianos. Ramon Fontseré –el mismo un excelente mastín cervantino– se destapa como un buen director de actores.

En contra de 'El coloquio de los perros': la superficialidad de su sarcasmo antropológico. De la hondura del texto original solo queda la riqueza pretérita del lenguaje de los perros, los únicos que mantienen el acervo de una expresión culta no reñida con lo popular frente a la pobreza exhibida por los humanos.

Pero el contenido de su discurso sobre el sentido de la libertad se nutre de lo obvio y de un humor poco sofisticado (como los acentos regionales para distinguir a los personajes). Su crítica ni pincha ni corta. También es discutible la creación de un personaje (el guarda) que interactúa con los perros. De alguna manera se rebaja el alcance del prodigio –que no milagro– de dos animales que durante la noche adquieren la capacidad del habla humana para compartir solo entre ellos su visión del mundo y los seres humanos.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
0 people listening