Miniteatres: Dulce Navidad

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Miniteatres: Dulce Navidad

Navidad significa alegría, consumismo, decepción, soledad, familia, melancolía, hartarse de comer, borrachera, oportunidades y fracasos. Y todo lo que queráis, según vuestra historia, vuestra vida. En las funciones nocturnas de los MiniTea3 ofrecen cuatro situaciones, cuatro obras de un cuarto de hora, pero podrían ser 20, o 200. Todas, próximas, interpretadas de manera correcta, pero siempre hay algo que sobresale. El día que presenten cuatro micropiezas como 'Vuelve a casa, vuelve', de Elisenda Roca, la propuesta será perfecta, ya que nadie se irá del local de la calle Robador sin haberlas visto todas. Porque lo que pasa dentro de esta sala –la noche que fuimos nos encontramos con Xavi Casán y Marisa Duaso- tiene todos los ingredientes de un cuento fantástico de Oscar Wilde, principio y final, tensión y sorpresa, realidad y ficción. No hace falta explicar de qué va. En quince minutos te lo ofrecen todo, un chute de teatro en vena.

Jordi Brunet y Marc Pujol te hacen suyo en 'La mesa', de Yago Alonso y Carmen Marfà, con el público como invitado de una sobremesa familiar donde se dirán muchas verdades y reiremos mucho por el crudo realismo de la historia. En 'Villacincos', de Marc Torrecillas, la cosa baja un par de escalones, ya que es muy difícil que entremos dentro de la vida de una pareja de carácter opuesto que se cita para cenar y chocan con el camarero oportuno que sabe más cosas de lo que pensamos. En 'Un regalo para dulce', de Juan Frendsa, la noche se desmorona, por la imposibilidad de todo. Pero, después del minimaratón, podemos decir que hemos visto 'Vuelve a casa, vuelve'. Y ya es suficiente.

Por Andreu Gomila

LiveReviews|0
1 person listening