Que vaya bonito

Teatro
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Que vaya bonito

'Que vaya bonito' fue un éxito en la última Fira de Tàrrega y ganó el premio del público. En ese territorio el elemento sorpresa funcionó como un componente bastante original para merecer el galardón. Una sorpresa que ahora, en La Seca, ya no lo es tanto porque la publicidad nos dice que no sólo vamos a un espectáculo sino que asistiremos a la fiesta de despedida de David, que se marcha trabajar en México. El texto nos habla de las tensiones de una familia y de las relaciones entre tres hermanos. Un texto y un tema frecuentado y sin mucho interés y un espectáculo que se fundamenta en el espacio y la relación entre intérpretes y espectadores, con vaso de sangría en la mano. Creemos que la idea tiene su qué, pero la dramaturgia no está bien elaborada para la interrelación con el público es escasa y poco creíble. Los tres primeros monólogos desvelan ya los enredos de familia. Creo que es una mala entrada para que esta información debería facilitarse poco a poco. Trabajar entre el público es difícil. Sólo La Cubana lo sabe hacer a la perfección. Yo pediría a los intérpretes y al director un esfuerzo en este sentido. David da las gracias a los asistentes, reconoce caras pero no se acerca a nadie. ¿Por qué no besa a Sara (nombre imaginario) y rompe la separación entre intérpretes y público? La separación mental entre unos y otros es una convención que juega en contra de la idea inicial. El entretenimiento funciona porque Jorge Cabrera, Carmen Flores (la mejor) y Jorge-Yaman Serrano son bastante convincentes, pero el espectáculo no consigue su objetivo.

LiveReviews|0
1 person listening