Roberto Zucco

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Roberto Zucco
Roberto Zucco

'Roberto Zucco' es la última obra de Bernard-Marie Koltès culminada poco antes de su muerte, víctima del sida, y escrita a partir de un asesino que Koltès descubrió en el metro de París en un cartel de "Se busca". Todo el mundo está de acuerdo en que 'Roberto Zucco' es una obra muy difícil. Es sin duda su obra con más acción y una historia repleta de personajes que con el protagonista en medio retrata el mundo tal como lo vivió Koltès. Sí, un mundo decadente, lleno de soledades, donde el amor es casi imposible y habitado por seres que hablan desde la cotidianidad más insípida hasta la profundidad del alma. Y es aquí, en los monólogos de Zucco, del viejo en el metro, de la chica violada y enamorada, de la hermana aterrorizada y el de la mujer secuestrada donde emerge la poética de Koltès.

Olviden aquellos que vieron la primera y única puesta en escena que se ha hecho entre nosotros en el antiguo Palacio de la Agricultura bajo la dirección de Lluís Pasqual. Julio Manrique ha optado por contar la historia de este personaje, desde un planteamiento muy realista que se manifiesta tanto en el espacio escénico como en el trabajo actoral. Y seguro que la historia tiene suficiente aliciente para interesar al espectador, pero esta apuesta daña la fuerza poética de los monólogos. No queremos decir que no lleguen con claridad y que no nos transmitan el mejor lenguaje del autor, pero no suben la temperatura de la pieza. Realismo? De acuerdo, pero el realismo de aquel que mira lo que no se ve, lo que no es obvio. Este es el mundo de Koltès.

Manrique sigue las palabras del autor, que decía que se trata de contar historias. Incluso con humor, algo extraño en un drama teóricamente sobrecogedor. 'Roberto Zucco' es una obra coral, con muchos personajes. Pablo Derqui tiene la mirada, la pose de quien camina por el mundo sin ir a ninguna parte. Es el guía que saca a la luz el resto de almas torturadas. El suyo es un Zucco notable, deliberadamente poco intenso.

La obra esconde también una historia de amor. De amor loco. María Rodríguez es el personaje más verídico, más emotivo. Muy bien Ivan Benet, Rosa Gàmiz y Xavier Boada. Pensamos que Cristina Genebat, la hermana soltera, debería hablar desde la derrota más que desde el melodrama. Al final, la derrota es lo que contamina todos los personajes.

Por Santi Fondevila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening