Si existeix, encara no ho he trobat

Teatro, Drama
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Si existeix, encara no ho he trobat
Si existeix, encara no ho he trobat...

El precio justo. Esto es lo que el espectador creyó necesario pagar a la salida de la Sala Beckett. Fórmula acordada con la nueva productora Sixto Paz. No dudó mucho mientras hacía cola para participar en la taquilla inversa (pago de la entrada a la salida del espectáculo). Lo que tardó en hacer la media. Ni más ni menos. Ni frío ni calor. Todo en ‘Si existeix, encara no ho he trobat' se mueve dentro del cómodo círculo de la corrección. También el texto del joven dramaturgo británico Nick Payne, premiado y mimado por el prestigioso Royal Court. Así, de entrada, con la única valoración posible de la dirección de Marilia Samper, cuesta entender qué ha visto en él de extraordinario esta importante institución teatral.

Esta comedia dramática con las disfunciones domésticas habituales de la clase media de las últimas décadas no aporta grandes novedades dramáticas respecto a propuestas similares. Quizás se podría destacar su elegancia cuando toca sortear los momentos más melodramáticos de la trama. Pero el dibujo de los personajes y los conflictos es suficientemente conocido, visitado con naturalidad por autores de teatro y guionistas de cine y televisión.

Esta es la primera impresión que despierta la puesta en escena de Samper: aquí hay material para una entretenida adaptación para la pantalla. Debería cambiar muy pocas cosas. Relato lineal, buen equilibrio entre drama y comedia, variedad de localizaciones, matrimonio en crisis, padre ausente, madre estresada, hija desatendida víctima del ‘bullying’, hermano del padre flirteando con el desastre, amores adolescentes con sus errores. Y además un final feliz. Todo muy asimilable.

Pero queda una duda. Las críticas inglesas describen ‘Si existeix, encara no ho he trobat’ como una farsa con emoción, una comedia hilarante, incisiva, con garra. Como si hablaran de otra obra. Quizás habría que volver al original para descubrir el punto diferencial de Payne. Es evidente que Samper ha tomado decisiones que quizás no ayudan a que el texto sobresalga sobre otros. El drama se impone claramente sobre la comedia en cualquiera de sus variantes, y el sentimentalismo a la emoción.

Entre los intérpretes destaca Pau Roca -actor, director, dramaturgo y fundador de Sixto Paz- que se adjudica el atractivo personaje del hermano tarambana, sin oficio ni domicilio conocido. Uno Lord Byron de los suburbios que sufre y hace sufrir por amor.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening