Somni

Teatro, Teatro contemporáneo
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Somni

Difícil, lo de hacer una "versión libre" de Sueño de una noche de verano y salir airoso. Y la de Mercè Vila Godoy podríamos decir que es digna, que tiene intención, que ha captado los tres mundos paralelos de la comedia fantástica de Shakespeare. Pero también podemos añadir que se ha perdido por el camino, que no ha llegado a puerto y que más allá de las relaciones personales-demasiado planas, demasiado comunes-que establecen las tres parejas que protagonizan la obra, todo queda difuso, brumoso.
Villa Godoy nos pone ante una compañía que ensaya la obra Píramo y Tisbe, una de las Metaformosis de Ovidio. Los cuatro actores, el director y el ayudante tienen un presente y un pasado sentimental común. Vamos, que todos están liados entre ellos, lo han sido o querrían estarlo. Pero lo que cuentan los personajes no nos despierta ningún interés. Y el espectáculo sólo levanta el vuelo cuando Alba Florejachs explota el lado más cómico junto a Òscar Muñoz, un todoterreno siempre a punto. También son meritorios los números musicales. Sin embargo, al salir del teatro, el espectador tiene la sensación de que la directora y dramaturga ha hecho un lío difícil de desovillar.

Por Andreu Gomila

Publicado