Vostè ja ho entendrà

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Vostè ja ho entendrà
Carme Sansa

Claudio Magris publicó el monólogo 'Usted ya lo entenderá (Lei dunque comprender)' a los diez años de la muerte de su esposa, la también escritora Marisa Madieri. Una continuación de la historia de Orfeo y Euridice. Magris inicia el relato donde termina el mito. Ella elige, a punto de pasar el umbral, no volver al mundo de los vivos y continuar su reclusión en la penumbra de la "casa de reposo". La mujer habla para agradecer la inusual excepción que se le ha ofrecido, aprovechar el momento para retratar el compañero que nunca más volverá a ver y recordar la convivencia con el hombre y el poeta, la profunda relación que los unía. Por amor al hombre y respecto al poeta decide no poner en peligro el misterio que alimenta el artista. La musa sacrifica la mujer para no verse obligada a romper el velo del más allá.

Un texto para poner en orden el sufrimiento de la ausencia, confesó como autor y ser humano-sin ocultar las contradicciones-y dejó escrito su reconocimiento a una mujer que equilibraba sus debilidades e inseguridades como hombre para fortalecer sus virtudes como creador. Un relato que funciona como homenaje y como catarsis.

En el Tantarantana 'Vostè ja ho entendrà' es una voz que surge lentamente de la oscuridad para convertirse en el rostro iluminado de Carme Sansa. Un rostro suspendido entre las sombras. Una cara desnuda, con el gesto y el tono decidido de quien ha tomado una decisión irrevocable. Casi un testigo de descargo enfrentado a un jurado invisible. Busto parlan te que desafía con serena determinación su regreso a la eternidad. Sansa –en colaboración con Xavier Albertí– basa toda su actuación en el despojo. Una actriz que se somete al escrutinio de un ficticio primer plano con la única defensa de la voz. Minimalismo extremo sólo apto para profesionales que, como Sansa, tienen mesas y una técnica depurada.

Durante los primeros minutos el espectador se siente hipnotizado por maridaje de exquisita literatura centroeuropea –patria intelectual de Magris– y seguridad escénica de gran actriz. Pero poco a poco ese estado de sentirse cautivo de las palabras genera una inesperada sensación de creciente frialdad dramática. La mujer, la historia y las emociones asociadas dan un paso atrás. Se impone la belleza de la escritura. Una noche de teatro se ha convertido en una velada literaria, en una celebración en exclusiva del talento de Magris.

Por Juan Carlos Olivares

LiveReviews|0
1 person listening