0 Me encanta
Guárdalo

El arte asalta las calles de Madrid

Disfrutar del arte más vanguardista no es caro ni exige esperar colas, tan solo requiere pararse unos segundos a contemplar las creaciones que inundan las calles madrileñas

©BoaMistura

Asfalto y muros que abandonan el monótono gris gracias a las intervenciones de artistas del grafiti, estatuas de todo tipo que invaden los más recónditos rincones de la ciudad, carteles y fachadas de comercios convertidos en auténticas obras de arte protegidas por el Ayuntamiento de Madrid… Al igual que otras muchas capitales europeas, las calles de Madrid comienzan a situarse a la vanguardia del arte urbano, con destacados ejemplos que florecen cada vez con más fuerza impulsados por movimientos como Madrid Street Art Project y la intervención de artistas de renombre internacional, como Okuda o BoaMistura. ¡Pasen y vean!

Muros de Tabacalera
1/10

Muros de Tabacalera

En mayo de 2014, Madrid Street Art Project y el Ministerio de Cultura ponían en marcha la primera edición de Muros, un proyecto nacido con el objetivo de reconvertir los muros del perímetro exterior del edificio de Tabacalera en un espacio de arte urbano. A través de las intervenciones de una treintena de artistas, el cemento gris de las paredes de la glorieta de Embajadores y de las calles Miguel Servet y Mesón de Paredes se transformaba en un verdadero museo de arte contemporáneo al aire libre, cuyo éxito ha animado a la convocatoria de nuevas ediciones como la llevada a cabo en 2016, que contó con 25 intervenciones desarrolladas bajo el leit motiv Naturalezas Urbanas.

La salamanquesa más ilustrada
2/10

La salamanquesa más ilustrada

Aunque lleva años presidiendo la fachada del hotel Vincci Soho, son muchos quienes al pasear por el Barrio de las Letras todavía se sorprenden al toparse con una salamanquesa gigante de más de 19 metros de longitud y 125 kilos de peso, realizada a base de CD’s. La obra en cuestión es el último vestigio que sobrevivió tras la tercera edición de DecorAcción, la gran fiesta del interiorismo que cada mes de junio hace brillar aún más al céntrico Barrio de las Letras de la mano de multitud de intervenciones artísticas, talleres y mercadillos. La salamanquesa, que se ha convertido en uno de los principales emblemas de esta iniciativa, fue diseñada por los alumnos de la escuela de diseño IADE, que emplearon en su realización más de 4.200 discos y otras tantas arandelas. Sin duda, uno de los más originales ejemplos de arte urbano de la capital.

El arte efímero de C.A.L.L.E y Pinta Malasaña
3/10

El arte efímero de C.A.L.L.E y Pinta Malasaña

Cada año el arte moderno invade también las calles de otros barrios castizos como Lavapiés y Malasaña. Es el caso de C.A.LL.E, una iniciativa promovida por la Asociación de Comerciantes de Lavapiés, con la colaboración de Madrid Street Art Project, que potencia la creación artística efímera sobre las fachadas y escaparates de establecimientos del barrio adheridos a esta convocatoria anual. El equipo de Madrid Street Art Project está detrás también de la organización de Pinta Malasaña, impulsada por el periódico local Somos Malasaña, en la que un centenar de artistas intervienen los cierres de más de 100 comercios de la zona, cambiando por completo la imagen de sus calles y transformándolas en una galería de arte al aire libre.

Paseo entre estatuas
©M. Martín Vicente
4/10

Paseo entre estatuas

Algunas nos observan desde lo alto de pedestales y edificios, otras se sitúan a pie de calle como parte del mobiliario urbano, confundiéndose con un peatón más. El centro de Madrid está repleto de interesantes estatuas que recuerdan momentos y personajes históricos –Colón, Felipe III, Eloy Gonzalo… -, que rinden homenaje a escritores y artistas ilustres –Cervantes, Valle-Inclán, Lope de Vega, Velázquez… - o que reconocen la labor de los héroes cotidianos que conforman el día a día de la ciudad –el barrendero de la plaza de Jacinto Benavente, la estudiante Julia o el Jarrón de Pirulo son buenos ejemplos de ello-. Un conjunto escultórico plagado de anécdotas y curiosidades que merece la pena conocer y que tampoco requiere pagar entrada.

Museo de Arte Público
5/10

Museo de Arte Público

Bajo el puente que atraviesa el Paseo de la Castellana, uniendo las calles de Juan Bravo y Eduardo Dato, se creaba en la década de los 70 del siglo pasado un espacio urbano para dar cabida a las modernas tendencias artísticas de la época. Su artífice, el también escultor Eusebio Sempere, fue el responsable de conseguir que artistas de la talla de Eduardo Chillida, Joan Miró, Gerardo Rueda o Josep Maria Subirachs donaran algunas de sus obras al entonces conocido como Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana. Entre las 17 esculturas que actualmente lo componen destacan la polémica Sirena varada, de Eduardo Chillida, colgada de la estructura del puente, y las Unidades-Yunta, de Pablo Serrano.

Retazos modernistas
6/10

Retazos modernistas

Aunque tiene sus máximos exponentes en ciudades como París, Viena, Bruselas o Barcelona, no hace falta moverse de Madrid para conocer buenos ejemplos del movimiento modernista. El más representativo de ellos lo encontramos adentrándonos en el barrio de Chueca, en la confluencia de las calles Fernando VI y Pelayo. Allí se alza el palacio Longoria, sede la Sociedad General de Autores, construido a principios del siglo XX por encargo del banquero Francisco Javier González Longoria, que quería instalar en él las oficinas de su banco y su propia vivienda familiar. Del diseño del edificio se ocupó el arquitecto barcelonés José Grases Riera, que tomó como modelo algunas de las construcciones modernistas que Víctor Horta estaba desarrollando en Bruselas. Algo más alejado de esta zona se sitúa el Cine Doré, proyectado por Críspulo Moro Cabeza en 1922, adoptando el estilo modernista habitual en los cinematógrafos de principios de siglo. Dos joyas arquitectónicas con las que sorprenderse paseando por Madrid.

Carteles legendarios
©David Adam Kess
7/10

Carteles legendarios

A veces los elementos publicitarios cobran protagonismo e identidad propia y se convierten en manifestaciones artísticas inseparables del paisaje urbano, auténticos iconos contemplados en las guías turísticas e inmortalizados como tales en destacadas obras cinematográficas. A lo largo de su historia, ejemplos como el luminoso de Tío Pepe, en la Puerta del Sol, o el de Schweppes, en Gran Vía, han pasado a formar parte del skyline madrileño, hasta el punto de haber sido indultados en la criba realizada con la ordenanza de Publicidad Exterior por el Ayuntamiento de Madrid. ¿Quién dijo que la publicidad nunca podría ser considerada como arte?

Arte bajo tierra
8/10

Arte bajo tierra

En ocasiones disfrutar del arte y la cultura puede ser tan sencillo como movernos en metro. Y es que el suburbano madrileño encierra más de un tesoro a la espera de que hagamos un alto en el camino entre transbordo y transbordo. A varios metros bajo tierra, mientras esperamos la llegada del próximo tren, podemos visitar restos arqueológicos como el Museo de Caños del Peral, en la estación de Ópera; o incluso viajar hasta la Prehistoria, sin salir de la estación de Carpetana, de la mano de un pequeño museo que recrea la vida animal y vegetal de hace millones de años, en el mismo lugar en que se localizó uno de los yacimientos paleontológicos más importantes de Madrid. Más recientes son los ejemplos artísticos que encontramos en la estación de Goya, con los conocidos grabados del pintor zaragozano, o en la estación Paco de Lucía, la primera de España decorada con arte urbano, concretamente con un gran mural de 300 metros cuadrados que representa el rostro del músico gaditano.

Fachadas históricas
9/10

Fachadas históricas

Su fachada poco hace presagiar lo que encontraremos al adentrarnos en su interior. Son muchos los nuevos establecimientos que han elegido como emplazamiento antiguos locales del centro de la capital dedicados a otros usos, manteniendo prácticamente intacto su anterior aspecto exterior original. Se trata, en gran parte de los casos, de fachadas cuyo valor histórico y artístico las ha llevado a ser protegidas por el Ayuntamiento madrileño, como ocurre con la Antigua Huevería de Malasaña (San Vicente Ferrer, 32), reconvertida en un restaurante especializado en tapas y comida mediterránea. A pocos pasos de allí encontramos otro buen ejemplo de la mano de la Farmacia y Laboratorio de Especialidades Juanse (San Vicente de Ferrer, esq. San Andrés), que conserva los azulejos originales que anunciaban los remedios milagrosos elaborados en su botica.

Los regalos de BoaMistura
10/10

Los regalos de BoaMistura

Si hay un grupo de artistas que se han convertido en un referente en lo que arte urbano se refiere, ése es sin duda el de BoaMistura. Famoso por sus intervenciones en ciudades por todo el mundo, las calles y fachadas de Madrid también conservan algunas de sus obras, como por ejemplo la que sobrevive en la plaza de Alonso Martínez, junto a la tienda de Ecoalf, o una de más reciente creación de la calle San Dimas. Además, fue muy famosa su propuesta de ‘Madrid, te comería a versos’, cuando pintaron en algunas de las calles más céntricas micropoemas y frases de canciones como ‘Me quitas un beso de encima’, ‘Volaremos sin movernos’, ‘Duerme menos y sueña más’ o ‘Que la línea que más cuides sea la de tu sonrisa’.

Críticas y valoraciones

1 comments
Jesus S
Jesus S

Hola,

me gustaría dedicar un sábado o domingo para ir y ver la mayoría de estas obras... ¿hay alguna ruta o algún sitio donde pueda saber donde hay y cuantas?


Gracias.