0 Me encanta
Guárdalo

Yolanda Domínguez: "La belleza es una trampa y está sobrevalorada"

Hablamos con la artista visual y activista, conocida por su característico arte-protesta con el que remueve conciencias, en la semana de la moda de Madrid

Por medio de la ironía y la descontextualización, Yolanda Domínguez crea situaciones o escenarios en los que el espectador se ve involucrado y puede participar. De hecho, en 2008 llenó las calles de Madrid con carteles en los que una mujer se ofrecía a hacer todo lo que se espera de la esposa tradicional a cambio de un estatus económico. Sepultó a varias blogueras bajo escombros en la Gran Vía de Madrid para lanzar un llamamiento a la producción y el consumo responsables y en su última acción colectiva movilizó a mujeres de toda España para que acudan a los Registros de la Propiedad a solicitar la propiedad de su cuerpo como rechazo al Anteproyecto de la Ley del Aborto, convirtiéndose en un movimiento nacional que consiguió extenderse a otros países. Hablamos con el azote del mundo de la moda cuando se celebra la 62ª edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid.


Catalogada como defensora de los derechos de las mujeres, ¿qué te parece el papel de la mujer en el mundo de la moda?
Creo que todavía es un papel bastante pasivo que sigue perpetuando los estereotipos existentes. Me gustaría que hubiese más diseñadoras que tuvieran en cuenta las necesidades y características de una mujer contemporánea a la hora de plantear su trabajo y que considerasen el cuerpo de una mujer como un espacio de poder a reconquistar y no como una percha. Una moda al servicio de las personas y no al revés.

¿Cuál es tu relación con este sector?
La moda forma parte de nuestra sociedad, todos llevamos prendas que nos identifican visualmente. Me interesé profesionalmente en este sector cuando empecé a analizar la representación de las mujeres en las campañas de moda y descubrí roles con los que no me identificaba en absoluto. No creo que una marca que proyecte en su publicidad violencia, sexismo o abuso hacia las mujeres sea merecedora de nuestro apoyo como consumidoras. En realidad, todos somos embajadores de las marcas que llevamos y eso implica apoyar desde sus estrategias de marketing hasta las condiciones laborales de sus trabajadores.

¿Crees que la moda es el reflejo de la sociedad? ¿Hasta qué punto somos víctimas de ella?
Entiendo que es un proceso de alimentación mutua. La moda puede ser el reflejo de cambios sociales y las personas pueden crear tendencias o no crearlas con su decisión de compra. No creo que seamos víctimas de nada porque tomamos libremente nuestras decisiones. Una víctima es alguien que sufre las consecuencias negativas de algo sin elegirlo.

En estos momentos estás preparando una masterclass sobre "Ética de la imagen" para mostrar a marcas y agencias el efecto que causan ciertas imágenes en los consumidores. ¿Somos conscientes del poder de las imágenes que nos llegan?
Los medios de comunicación funcionan repitiendo los estereotipos que ya conocemos, así se aseguran la rápida comprensión y la máxima difusión. El problema de esto es que consumimos imágenes sin detenernos a leerlas de verdad. En algunas campañas el nivel de violencia hacia la imagen de la mujer se ha incrementado alarmantemente y aun así no percibimos nada extraño. El peligro de esto no es que copiemos lo que vemos en las imágenes sino que el sexismo y la violencia hacia la mujer estén normalizadas.

¿Crees que la moda tal y como la concebimos hoy en día está enferma?
Desde luego el exceso de consumo es una enfermedad común en nuestra sociedad. Pero no creo que la culpa sea de los diseñadores que al fin y al cabo son creadores que hacen su trabajo, sino de las estrategias de marketing, de la publicidad, de las condiciones de fabricación… todo eso sí genera una industria enferma.

¿Qué es para ti belleza? ¿Y por qué consideras que el aspecto físico sigue siendo capaz de sabotear aspectos menos frívolos y mucho más relevantes en una persona como es la inteligencia? 
Hace tiempo te diría que la belleza es un reclamo, pero hoy creo que la belleza es una trampa y está sobrevalorada. La belleza no es sólo aspecto físico, pero hay una industria que gana mucho dinero haciéndonos creer que la apariencia es y debe ser lo más importante. Si eres guapo/a te van a caer los billetes del cielo, tendrás millones de amantes y un estado de felicidad permanente (previa compra de su producto por supuesto). Yo he comprado cremas y al salir a la calle no me ha pasado nada de eso. Además, si entras en esa dinámica te conviertes en un esclavo porque es imposible mantenerte como si tuvieras 20 años de por vida, lo que te espera es un futuro lleno de frustración, complejos e inseguridades. Quizás deberíamos empezar a valorar la belleza de la personalidad, de la inteligencia y de otros valores que sí pueden durar toda la vida. Esa es una apuesta segura.

El hedonismo y la obsesión por el "forever young" avanza a pasos agigantados y en algunos casos parece que hayamos perdido el norte. ¿Crees que existe esperanza en las nuevas generaciones? 

Quiero creer que sí, siempre que se genera una tendencia en una dirección aparece otra en dirección opuesta. Hay algunas actrices y celebrities que piden que no se retoquen sus fotos o publican la imagen original posicionándose al respecto. Creo que cada etapa de la vida puede ofrecer cosas distintas y no hay motivo para intentar mantenerse joven pase lo que pase. Siempre he oído decir a las mujeres que los 40 es la etapa en la que se siente más felices y seguras de si mismas.

¿Por dónde crees que debería empezar ese cambio, por los padres quizás?

Esa puede ser una buena medida, desde luego la educación es vital. Es inevitable estar expuesto a los medios de comunicación, pero si se acompañan de una buena charla en la que se cuestionan y se explican las imágenes, creo que puede ayudar mucho a la hora de gestionarlas y graduar el impacto. También ayuda tener otras perspectivas del mundo de la moda, hay muchos documentales sobre las consecuencias de la ‘fast fashion’. Con más información nuestras decisiones serán más acertadas.

Tus acciones agitan conciencias y gracias a tu trabajo consigues visibilizar problemas, incomodar y educar al personal. ¿Hasta qué punto tu arte protesta ha ayudado a paliar las injusticias por las que luchas? 
Creo que ayudan a poner el debate sobre la mesa y descubrir otras perspectivas. Quizás sean un llamamiento a mirar dos veces. Algunos de mis proyectos han tenido consecuencias reales sobre anuncios de publicidad pero lo que es más importante es que han abierto los ojos a muchas personas y se utilizan en programas educativos de universidades y escuelas de todo el mundo. Constantemente recibo correos de personas que me envían spots e imágenes de publicidad que generan algún tipo de desigualdad, y eso es magnífico, porque cada vez somos más los que ponemos filtro a la exposición de los ‘mass media’.

¿De cuál de todos los trabajos que has hecho estás más orgullosa?

El proyecto que más visibilidad y recorrido ha tenido es ‘Poses’ en el que pedí a mujeres de distintas tallas y edades que adoptaran las poses de las modelos en las revistas en contextos cotidianos lo que despertó la preocupación de los transeúntes que acudían a socorrerlas. Tras publicar el vídeo que se hizo viral en Youtube y fue difundido por medios de todo el mundo, empecé a recibir versiones de mujeres anónimas imitando las poses que encontraban en las revistas y en 2012 lancé una convocatoria pública para reproducir una de las poses de la campaña de Chanel. Recibí videos de mujeres de todo el mundo y con ellos realicé ‘Pose Nº 5'. En 2013 creé una plataforma online para que mujeres y hombres pudieran subir poses que les parecieran absurdas y humillantes y parodiarlas. Una de las mejores cosas que me han sucedido con el trabajo de ‘Poses’ es que las mismas plataformas que publican habitualmente esas imágenes (revistas, televisión, etc.) también comparten el vídeo y creo que es ahí donde realmente es efectivo mi mensaje.

¿Qué puedes adelantarnos de tus proyectos más inmediatos?

Estoy editando un libro sobre mi trabajo y elaborando un nuevo proyecto fotográfico y colaborativo sobre el Pret â porter, de momento no puedo desvelar nada más porque quiero que sea sorpresa.


Críticas y valoraciones

0 comments