3 Me encanta
Guárdalo

Vermut: la hora del aperitivo

Los mejores bares de Madrid donde el sifón y el picoteo son casi una religión

Con o sin un hielo. Con o sin una rodaja de limón/naranja. Con o sin gas. Reus, Yzaguirre, Iris, Miró… Hay en la ciudad, en cada barrio, infinitas tabernas donde entregarse al vermuteo.

La docena de bares que ofrecemos a continuación es solamente una puerta de entrada al universo del aperitivo capitalino más allá de las cañas y los vinos, sitios que nos resultan ineludibles, que puntúan como metas volantes, barras donde puedes empapar el licor –tan de moda y reivindicado desde hace un tiempo– con espléndidas raciones y gustosas tapas.

Como fanáticos nos tienta todo el año, pero los fines de semana con buen tiempo se vuelven óptimos para practicar un deporte que se vuelve de riesgo solamente a partir del cuarto vaso, cuando la lengua, si no has comido esas gambitas o ese pincho de tortilla, empieza a trabarse.

Se sabe la hora del encuentro, nunca hasta dónde se alargará el paseo. Unid estos puntos de salida con todos esos otros rótulos que empiecen por Casa o Bodegas y... ya nos contaréis.

Bodegas Ricla

Diminuto, luminoso y amable local familiar, Bodegas Ricla, conquista con sus boquerones, su barato pero buen vino y su jerez, también disponibles por litros, servidos directamente de sus tinajas, y por supuesto, su clásico vermú de grifo. También vale la pena probar sus cecinas y su cabrales a la sidra.

Leer más
Centro

De Rodríguez & Salas

Esta zona del barrio de las Letras está en transformación y es un evidente foco de turismo. Con estas premisas se ha instalado aquí este joven e informal proyecto con “apellido propio”. Ofrece contemporaneidad en la forma (hablamos de comida, decoración y uniforme de los camareros) y tradición en el fondo a juzgar por su recetario. La seña de identidad de la casa y su punto más especial es la selección de vermús que preparan. Esa dualidad les convierte en un lugar cosmopolita y con un punto gamberro (hay noches con sesión de dj). Dog y bike friendly. Prueba su menú del día si quieres más pistas.

Leer más
Barrio de las Letras

Casa Camacho

Un diamante en bruto. La pequeña Casa Camacho ha cambiado muy poco desde que abrió en 1928, salvo por la máquina tragaperras y la televisión, ambas siempre encendidas. Polvo de antes de la guerra cubre las botellas y flores de plástico que adornan su frontal y el suelo es un mar de palillos. Como bar para saborear la vida de barrio no tiene precio aunque a día de hoy se llene siempre de la juventud hipster malasañera. No te vayas sin probar un yayo y su rico vermú.

Leer más
Malasaña

Bodegas la Ardosa

Local minúsculo con un exterior precioso decorado de antiguos azulejos y  un interior con paredes llenas de botellas de vino apiladas. Muy buenas sus patatas bravas y sus torreznos, así como las sardinas y las conservas de marisco. Las cañas siempre dobles y está delicioso su vermú de grifo.

Leer más
Chamberí

El Cantábrico

Esta marisquería de origen gallego y con solera (más de 60 años de vida) se anima a la hora del aperitivo. La extensa barra, sus mesas altas como islas preciadas e incluso el pequeño comedor lucen llenos de clientes ávidos de una ración de percebes o cigalas cada fin de semana. Hay en las paredes un papel con las ofertas de cada día (jueves, nécoras o domingo, langostinos) y tras la barra, y bajo ramas de laurel, se amontonan los ejemplares de crustáceos, que vuelan de la báscula a la mesa. A la fiesta se suman buenas conservas, embutidos y salazones y por supuesto, el vermú.

Leer más
Barrio de Salamanca

La Taberna de Corps

Un punto estratégico para arrancar cualquier paseo o terminar la mañana de compras por la cotizada zona de Conde Duque. Más aún si te haces con una mesa en la terraza de la agradable plaza que da nombre al local. Si coges sitio, no te levantarás sin comerte un par de tostas o una ración de ensaladilla rusa o boquerones y sin entregarte a las cañas. Si vas de vermús por el barrio el interior y una tapa rápida son una buena lanzadera para el siguiente destino.  

Leer más
Conde Duque

Martín

El sector tabernario mantiene un ritmo creciente en las calles aledañas pero este bar, fundado en 1940 (y manteniendo ese aire añejo, de sitio de toda la vida), sigue siendo un clásico irrenunciable cuando los vecinos quedan para tomarse unas cañas, vermuts o quieres poner el punto y seguido a un tranquilo paseo por el Retiro. La gente se agolpa junto a los coches aparcados los días soleados, sonríe, charla animada y caza los sapitos de pollo que sirven de tapa. Tampoco hay que perderse su tortilla de patatas.

Leer más
Retiro

Donde Sánchez

Es agradable pasar un rato en este puesto del mercado de Antón Martín. Cervezas artesanales (por ejemplo, distintas versiones de Salvaje, made in Campo de Criptana, tierra de la responsable de este espacio), varios blancos/tintos seleccionados con cariño y un gozoso vermú conforman la bodega con la que acompañar las viandas que se ha procurado: chacinas, quesos, conservas, patés... Reina el buen ambiente y la camaradería pero si prefieres, todo lo expuesto es también para llevar. A menudo organizan catas y degustaciones.

Leer más
Lavapiés

El Boquerón

Solo por pedirte una ración de gambas (a la plancha) acompañada de un vermú (con seltz de grifo incluido) merece la pena. Y mucho. Tienen un saloncito tras la barra donde darse un atracón de notable producto fresco: ostras, percebes, cigalas… Los camareros apenas te conceden una mueca (no digamos una sonrisa) pero en eficiencia y diligencia no tienen rival. En horas punta saldrás con la ropa impregnada del humillo de la plancha pero satisfecho y chupándote los dedos. Para muchos, un plan fijo, un acierto siempre.

Leer más
Lavapiés

Bodegas Casas

Los arcones frigoríficos, el despliegue de botellas de la vieja guardia (brandy, coñac, vermut…) y las paredes con fotos antiguas del local (casi centenario) son las mejores señales para identificar un buen aperitivo. El jovial servicio, los más heterogéneos parroquianos, los pepinillos, anchoas, boquerones en vinagre y chipirones rellenos de su barra componen el resto del cuadro que tanto nos gusta para los fines de semana y que se convierte en querido punto de reunión entresemana.

Leer más
Pacífico
Mostrar más

Críticas y valoraciones

1 comments
Janclot
Janclot

Para mejorar estas propuestas deberíais poner un plano donde se localizaran todos estos bares y de esta manera saber más rápidamente los que están cerca de donde voy a estar este día.


Adoro Time Out! Y por fin está en Madrid!!!!!!!