0 Me encanta
Guárdalo

Amy Winehouse en 5 fotos

Asif Kapadia estrena su documental sobre la diva de 'Rehab', donde reúne todo lo que no vieron los ojos de los periodistas. Aquí tenéis cinco imágenes que no fueron hechas para que el mundo las viera

Esta no es la Amy del moño alto como si fuera un nido de cigüeñas. Esta no es la Amy que se hacía la raya del ojo con 'kohl'. Asif Kapadia ha hecho un documental biográfico donde reúne todo lo que escapó de las cámaras de los 'paparazzi', todas las fotos y vídeos 'amateurs' que quedaron almacenados en el fondo de los ordenadores de quienes la conocieron. Escenas de porro en el lavabo de una discoteca, timbas de crac en una suite de hotel, partidas de billar cuando era adolescente, vomiteras de sangría barata, vacaciones en Mallorca y la vuelta por la costa de Miami en un yate su noche de bodas.

Nos pasamos el siglo XX construyendo mitos. Desde la muerte de Rodolfo Valentino hasta la de River Phoenix, hemos transformado todas las estrellas difuntas –los grandes de Hollywood, las leyendas del rock– en dioses. Pero lo que se escondía detrás del cotilleo de 'tabloid' era muy diferente. Nadie se pensaba que el mundo llegaría a ver estas imágenes, las de la piel de humana de Amy Winehouse. Aquí tenéis cinco.

1
Sweet & Sour
1/5

Sweet & Sour

Gorra con cola alta y botella de coca-cola light. Amy Winehouse tenía 11 o 12 años cuando le hicieron esta foto al lado de su amiga Juliette Ashby. Se habían conocido en primaria, cuanto tenían 4 años, y de adolescentes habían formado el dúo de rap Sweet & Sour, que se llamaba así como referencia a Salt'n'Pepa. Amy era Sour. El padrastro de Juliette tenía un estudio de grabación, y las dos chicas aprovecharon para grabar sus primeras canciones. Perdieron el contacto cuando Amy grabó 'Frank', aunque, como veréis en el documental, Juliette Ashby la acompañaba el día que le dieron el Grammy. Después de la muerte de la diva, Juliette hizo un video cantándole 'Hoping' que todavía está en internet.

2
Ni moño ni maquillaje
2/5

Ni moño ni maquillaje

Top blanco con puntillas, el pelo recogido, cara de salud. Todavía no llevaba los tatuajes, ni el aspecto golpeado por el exceso de consumo de drogas. Tenía unos 17 años y estaba en casa de su amiga Lauren, tocando la guitarra. Aunque sufría bulimia desde mitad de su adolescencia, todavía no se le marcaban las costillas como la jaula de un canario. Estaba entera. En esta fiesta explicaba que había convertido todos sus poemas en un libro de poesía, que había transformado algo malo en algo bueno. Fue el periodo más creativo de su carrera. Sabía lo que quería y luchaba por conseguirlo. Su primer álbum, 'Frank', se gestó en estos tiempos.

3
Una jarra de sangría en Camden
3/5

Una jarra de sangría en Camden

Esto es en el Jamón Jamón, un restaurante español de Camden Town donde sirven la sangría en jarras de barro, que debe su nombre a la película de Bigas Luna. Amy Winehouse lleva el pelo planchado y da palmas como si estuviera en un tablao. Se fue de casa de sus padres a los 16 años, y desde entonces tuvo su propio piso. Pero cuando se trasladó a Camden las cosas empezaron a cambiar. Así lo explican Juliette y sus amigos de siempre en el documental de Asif Kapadia. La fortuna de Amy empezaba a crecer como la espuma, los fotógrafos la asaltaban en cualquier esquina, y Blake Fielder entraba en su vida. Es el principio de una sobredosis prolongada en los años, hasta aquel 23 de julio funesto. Pero aquí, en esta foto, todavía se la veía feliz.

4
Macramé rosa
4/5

Macramé rosa

Amy en Nueva York. Se fue con Nick Shymansky, su mánager, para intentar cerrar el acuerdo de una gira. Él le hizo la foto, sentada en un restaurante de Manhattan, quizá con demasiado flash. Lleva una camiseta de ganchillo rosa, se muerde la uña del dedo meñique. Su cara es un poema: está asustada, pero saca pecho. Tenía mucho carácter. Según quienes la conocieron, era una de esas personas que te hacen sentir único, especial, y cuando ya te han ganado te destruyen en un segundo y medio. “Tienes los ojos más bonitos del mundo, son preciosos, me lanzaría de cabeza. Pero tus piernas me parecen un espanto”. Así era Amy Winehouse. No consiguieron cerrar la gira, y eso que se esforzó mucho, haciendo demos y más demos entre los promotores de la costa Este.

5
Con el amigo Mos Def
5/5

Con el amigo Mos Def

Asif Kapadia nos explica que, hasta que rodó 'Amy', no sabía que Amy Winehouse había sido tan amiga de Mos Def, actor e icono del hip-hop. Esta foto, dice Kapadia, se hizo en el Joe's Pub de Nueva York, un club de Manhattan donde Amy hizo un bolo en el año 2007 para la gente de la industria. Estaba Jay Z y Mark Ronson, y ambos dijeron que lo hizo genial. En la misma época cantó 'Body and soul' con Tony Bennett, su héroe de juventud. En la película veréis cómo fue a la jornada de grabación, veréis lo bien que se llevaron. “Si hubiera podido le hubiera dicho que se salvara, porque era demasiado importante", declara Bennett al final del film. Después del bolo del Joe's Pub, la carrera de Amy Winehouse cayó en picado. Renunció a su talento. Se dejó llevar. Y dio ese famoso show en Sarajevo, en el que encima del escenario al aire libre se sentó en el suelo y se negó a cantar.

La crítica

Amy

Nos pasamos el siglo XX creando leyendas, y ahora lo acusamos como si despertásemos de una tarde de demasiada garrafa. En el 2007, el reportero Sam Bernetti publicaba 'The end', un libro sobre la verdad nunca sabida de la última noche de Jim Morrison, la letal sobredosis en los lavabos del Rock and Roll Circus de París y todo lo demás. Ahora, el pueblo lo reclama a gritos: queremos saber de qué están hechos los mitos pop.

Leer más

Críticas y valoraciones

0 comments