0 Me encanta
Guárdalo

Bañadores y biquinis de cine

Repasamos los bañadores que han protagonizado las escenas más alocadas, sexys y memorables que nos dejaron enganchados a la pantalla

Si no fuera por el cine, el biquini no se hubiera popularizado hasta mucho más tarde, y probablemente ahora mismo estaríamos hablando de un verano muy distinto. Los bañadores y las estrellas de Hollywood han tenido una capacidad especial para llamar la atención. Si Brigitte Bardot no hubiera paseado por las playas de Cannes en biquini durante el festival de 1953, con diecinueve años, ante los periodistas y antes del estreno de su primera película, 'Manina, la fille sans voiles', ¿habría acabado teniendo tanto éxito? Nunca lo sabremos, pero lo único claro es que aquel paseo, aquel biquini y aquella película, la lanzaron a la fama tan rápido cómo si hubiera tuiteado chistes de humor negro en su Twitter personal. Os presentamos nuestra selección.

Public pool (1928)
1/10

Public pool (1928)

Buster Keaton, uno de los payasos más amistosos que se han visto nunca, fue a una piscina pública masculina, en 1928, y entre jóvenes atletas en pleno triple mortal y morsas con las arterias llenas de colesterol que perdían el aliento en cada brazada intentando reducir peso, perdió el bañador. ¡Y las pasó muy canutas! Ni a Mr.Bean le habría ido peor.



Tarzán de los monos (1932)
2/10

Tarzán de los monos (1932)

Johnny Weissmuller ya era un tipo con experiencia en eso de ir con bañador todo el día: fue nadador olímpico y compitió diez años como profesional sin perder ninguna carrera. Una vez se retiró de las piscinas, hizo un buen negocio encarnando a Tarzán, el hombre que vive en la selva en harapos, luciendo pectorales de bronce.


Escuela de sirenas (1944)
3/10

Escuela de sirenas (1944)

Reconocida como la sirena americana, Esther Williams llegó a protagonizar 26 títulos de musicales acuáticos. Cualquier excusa era buena para hacer un baile en el agua, y el público siempre lo agradecía. Tanto era así, que durante la Segunda Guerra Mundial sus películas se visionaban en los campamentos para levantar los ánimos de los soldados.


Las vacaciones de monsieur Hulot (1953)
4/10

Las vacaciones de monsieur Hulot (1953)

Maestro del 'slapstick' francés, clown de la vida cotidiana, Jacques Tati se presentó en 1953 en una playa llena de turistas, con su pipa cargada y el ademán de pescador. El equipaje era ligero: tan sólo llevaba una gabardina estilo Colombo y un maillot 'vintage' de los que llevaban los hombres cuando enseñar un pezón se consideraba pecado de nivel avanzado.



Cómo casarse con un millonario (1953)
5/10

Cómo casarse con un millonario (1953)

Marilyn Monroe será recordada por el magnetismo que desprendía y el modo en el que se comía la cámara. Lució un montón de trajes de baño a lo largo de su carrera. En 1951 hizo una sesión de fotos con un 'deux pièces' de círculos granates y tacones de medio palmo. Pero este maillot rojo satinado con pedrería de la foto es de los más espectaculares.



Atrapa a un ladrón (1955)
6/10

Atrapa a un ladrón (1955)

A pesar de rondar los 50 años, Cary Grant no tiene miedo de enseñar su tableta, con ese tartán de cintura alta que lleva para taparse mientras se remoja en las playas de Niza. En este clásico de Alfred Hitchcock borda un papel inolvidable, el de un ladrón de joyas buscado en todo el mundo. ¿Os imagináis encontraros uno así paseando por la playa de la Barceloneta?


Y Dios creó a la mujer (1956)
7/10

Y Dios creó a la mujer (1956)

Antes de hacer de Bonnie para Serge Gainsbourg, antes de que Jean-Luc Godard nos enseñara su culo en 'Le mépris' como si fuera un pastel de frutas, Brigitte Bardot despertó más de un estandarte cuando en el 56 apareció tomando el sol en la cubierta de un velero. El Vaticano emitió un comunicado diciendo que las formas de esta mujer las cargaba el diablo. Por cierto, sólo llevaba la parte baja del biquini. ¡El resto... al aire!



De repente, el último verano (1959)
8/10

De repente, el último verano (1959)

Entre los años 50 y 60, la Costa Brava enamoró a la plana mayor de Hollywood, y no era extraño pasear por Tossa de Mar y encontrarse a Ava Gardner tomando el sol. Este film de Elizabeth Taylor, rodado en Begur, S'Agaró y otras poblaciones gerundenses, provocó un gran revuelo debido a sus enfrentamientos con la censura. Por su interpretación en este film, Taylor ganó un Globo de Oro y la nominación a los Óscar.


A pleno sol (1960)
9/10

A pleno sol (1960)

Antes de que Matt Damon nos enseñara sus piernas de lechal en 'El talento de Mr. Ripley', Alain Delon ya protagonizó una adaptación de la novela de Patricia Highsmith, la mejor que se ha hecho. Pasaba en un yate, en un crucero mediterráneo, y nos enseñó bastante carne. A pesar de que, pobre chico, a media película lo dejaban colgado en una barca en medio del mar y cogía una buena insolación. ¿Quién se apunta a hacerle unas friegas con aloe vera?



Blue Hawaii (1961)
10/10

Blue Hawaii (1961)

A pesar de que Elvis era el rey del rock, acumuló unos cuantos fracasos en el mundo del cine. En 1961 estrenó dos películas ('Flaming star' y 'Wild in the country'), pero la taquilla fue muy floja. Fue entonces cuando los productores se dieron cuenta que lo único que quería el público era verlo cantar. Ese mismo año, en 'Blue Hawai', cantó catorce canciones enfundado en un traje de baño blanco. Es el film más taquillero de su carrera.


Críticas y valoraciones

0 comments