El cadáver de Anna Fritz

Cine, Thriller
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
El cadáver de Anna Fritz

Diremos, para empezar, que Anna Fritz es 'la signora di tutti', como Isa Miranda en aquella película del gran Max Ophüls que por desgracia ya nadie recuerda. La mujer de todos, la mujer a la que todos desean. Es la actriz más reclamada de España, y ha trabajado con autores de la talla de Almodóvar, Woody Allen y Sofia Coppola. Ha desfilado por la alfombra roja de Cannes vestida por los mejores modistas. Hoy en la radio anuncian que la han encontrado muerta, tendida sobre la moqueta de una habitación de hotel. Lo que los periodistas no saben es que el celador del depósito de cadáveres, con dos amigos, está haciendo el amor con su cuerpo pendiente de autopsia.

Así comienza 'El cadáver de Anna Fritz', film debut del mallorquín Héctor Hernández, que llega a las salas tras haber sido aclamado desde Sitges por muchas voces eméritas como la mejor película de terror catalán. Desde el título, sentimos la gentil promesa de aquello tan difícil de producir: la empatía por el cuerpo del fallecido. Joseph Cotten lo había conseguido, y con creces, en un episodio de 'Alfred Hitchcock presenta' que festejaba con la idea del entierro prematuro. Hernández dobla la apuesta en los primeros quince minutos de metraje. Impecables.

Pasado el primer cuarto de hora hay un 'twist' argumental, el único de toda la película, y por desgracia un poco precoz. La gentil promesa que nos tenía hechos un manojo de nervios cae al suelo, al igual que un castillo de naipes, y la historia deriva en un 'thriller' correcto, aunque menos original de lo que hubiéramos querido. El terror atmosférico que infundían al principio los tres amigos, esnifando coca y bebiendo de una petaca sobre las tetas de Anna Fritz, se desactiva, a favor de un ritmo innecesariamente acelerado. Por suerte, hay una angustia que nunca se acaba de perder.

Publicado

Detalles del estreno

Duración 76 min.

Reparto y equipo

LiveReviews|0
NaN people listening