El Hobbit: La desolación de Smaug

Cine, Acción y aventura
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
El Hobbit: La desolación de Smaug

Después del éxito sideral de su primera entrega, el espectador ya sabe qué postura mantener respecto a la nueva trilogía épica de Peter Jackson, adaptación de una novela infantil delgadita. Y comparado con el primer film, el ritmo de ‘El Hòbbit: la desolación de Smaug’ se incrementa mucho: Jackson está de un humor exuberante, y orquestra el caos con maestría, dejando libre el fan que lleva dentro. Hay un oso que cambia de forma, arañas gigantes y un ejército de orcos. Y el retorno del arquero Legolas nos trae muchas decapitaciones de lo más gore. Todo tan gloriosamente ejecutado que te olvidas que podría ser el prototipo de un parque temático. ¿Querías un dragón que respira fuego? Pues toma. Como una versión mutante del Tío Gilito, Smaug se burla de sus prisas y las persigue en la secuencia de acción más larga y placentera. Y cuando la fiera se extiende y vuela hacia la luna, te deja clavado sin aliento, con aquella reverencia que tan pocas superproducciones de ahora pueden inspirar.

Publicado

Detalles del estreno

Duración 170 min.

Reparto y equipo