Yo, Frankenstein

Cine, Acción y aventura
  • 1 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Yo, Frankenstein

El título es equívoco, por no decir mentiroso. El 'yo' evoca una experiencia subjetiva o inmersiva, pero ni está narrada en primera persona (a pesar de una voz en off que insiste en demostrar lo contrario) ni el 3D mueve un dedo para romper la cuarta pared. Está comprobado que la hibridación bastarda de mitos del fantástico, en un desesperado intento de captar al público con síndrome de déficit de atención –desde 'Van Helsing' hasta 'Dylan Dog'–, está destinada a hacer el más absoluto de los ridículos. Es una pena ver al actor preferido de Neil LaBute (¿qué ha pasado, Aaron Eckhart?) haciendo de su condición de 'patchwork' de cadáveres la marca registrada de un film que necesitaría un buen electrochoque para reanimarse. Sólo Bill Nighy, que encarna al Príncipe de las Tinieblas con un rastro de ironía en la mirada, parece entender dónde está metido: en una ruidosa batalla, aderezada con tristes efectos digitales, entre gárgolas angélicas (cuando conviene) y demonios con delirios de grandeza en la que Frankenstein oficia de misterioso objeto de deseo.

Publicado

Detalles del estreno

Duración 92 min.

Reparto y equipo

Director Stuart Beattie
Guionista Stuart Beattie
Reparto Bill Nighy
Yvonne Clech
Aaron Eckhart
LiveReviews|0
1 person listening