1 Me encanta
Guárdalo

12 iglesias espectaculares de Madrid

Madrid atesora múltiples, ocultos y sorprendentes lugares sagrados... ¿conoces todos?

 ¿Sabrías decir dónde es posible visitar la conocida como ‘Capilla Sixtina de Madrid’, qué iglesia clandestina se esconde tras un muro de la concurrida Castellana, en cuál reza habitualmente la comunidad rusa o qué templo ofrece Wi-Fi durante las 24 horas del día? Madrid está repleta de iglesias, ermitas, parroquias, oratorios y capillas, algunas emblemáticas y otras prácticamente desconocidas, cuyo patrimonio, secretos y curiosidades merece la pena conocer. Te presentamos algunas de ellas.

Iglesia de San Antonio de los Alemanes
©Real Hermandad del Refugio
1/12

Iglesia de San Antonio de los Alemanes

Su fachada sencilla y sobria, realizada en ladrillo, poco hace presagiar que su interior pueda acoger la que es conocida popularmente como la ‘Capilla Sixtina de Madrid’. Y no es para menos. Completamente pintada al fresco, la Iglesia de San Antonio de los Alemanes forma parte del conjunto hospitalario fundado por Felipe III a principios del siglo XVII para atender a enfermos y peregrinos portugueses de paso por Madrid. De ahí que el nombre original del templo fuera San Antonio de los Portugueses, denominación que se abandonaría en 1640 cuando la corona española perdió Portugal y que se sustituiría por la actual tras pasar a destinarse a la comunidad alemana. Elaborados por pintores como Juan Carreño de Miranda, Francisco de Ricci o Luca Giordano, los frescos de la iglesia narran distintos pasajes de la vida y milagros de San Antonio de Padua, santo a la que se dedicó en sus orígenes.

¿Dónde?: Corredera Baja de San Pablo, 16

Basílica de San Francisco el Grande
2/12

Basílica de San Francisco el Grande

Iglesia, hospital, almacén, panteón nacional, museo..., la Basílica de San Francisco El Grande ha sido a lo largo de su dilatada historia un magnífico ejemplo de edificio multiusos que se ha ido adaptando a las necesidades sociales de cada época. El templo cuenta con la cúpula de mayores dimensiones de España y una de las más grandes del mundo, con 33 metros de diámetro, que quedará para siempre inmortalizada por Goya en su cuadro 'La Pradera de San Isidro' Su fachada neoclásica, concluida por Francesco Sabatini en 1784, da paso a un rico conjunto arquitectónico y pictórico en su interior, que contempla obras de autores españoles como el propio Goya, Moreno Carbonero o Muñoz Degrain.

¿Dónde?: San Buenaventura, 1

Iglesia de San Jerónimo el Real
©Raquel
3/12

Iglesia de San Jerónimo el Real

Conocida popularmente como Los Jerónimos, los orígenes de la Iglesia de San Jerónimo el Real se remontan a la época de los Reyes Católicos, que encargaron la construcción de un monasterio de frailes jerónimos que les sirviera de residencia en sus visitas a la ciudad. El monasterio, construido en estilo gótico tardío con influencias renacentistas, se convertiría pronto en uno de los centros más emblemáticos de la Corte, albergando actos como la jura como príncipes de Asturias de los herederos de la corona española, desde Felipe II hasta Isabel II, y acogiendo importantes bodas como la de los reyes Juan Carlos y Sofía. Tras años de abandono en los siglos XIX y XX, su claustro fue recuperado e incorporado al Museo del Prado en el marco de la ampliación desarrollada por el arquitecto Rafael Moneo.

¿Dónde?: Moreto, 4

Parroquia de San Manuel y San Benito
©Håkan Svensson
4/12

Parroquia de San Manuel y San Benito

El Barrio de Salamanca atesora el único edificio español realizado íntegramente en estilo neobizantino y una de las grandes joyas arquitectónicas del siglo XX en la capital: la parroquia de San Manuel y San Benito. El lema “El que te quiere te espera. ¿Pasas?” da la bienvenida a este templo presidido por una majestuosa cúpula cubierta por centenares de mosaicos y unas impresionantes vidrieras que llenan el espacio de luminosidad y alegría. Su construcción fue impulsada por Benita Maurici, que en 1902 se comprometía con los Agustinos de la Provincia de Filipinas a construir una iglesia, que serviría de panteón para ella misma y para su ya difunto marido, Manuel Caviggioli. Situada a escasos metros del Retiro y de la Puerta de Alcalá, en la intersección entre las calles Alcalá y Lagasca, el edificio es obra de Fernando Arbós y Tremanti, también autor del Panteón de Hombres Ilustres, situado junto a la Basílica de Nuestra Señora de Atocha.

¿Dónde?: Alcalá, 83

Ermita de San Antonio de la Florida
5/12

Ermita de San Antonio de la Florida

Dos grandes reclamos hacen más que recomendable conocer este pequeño templo madrileño de estilo neoclásico dedicado a San Antonio de la Florida. El primero de ellos hace referencia a los conocidos frescos que decoran su interior, que narran la vida y obras del célebre santo. El segundo de los motivos es que bajo estas pinturas murales reposan desde 1919 los restos de su autor, Francisco de Goya, cuya tumba bien vale una visita. Elaborada en granito, la lápida incluye la piedra caliza original que señalaba su sepultura en el cementerio de Burdeos, ciudad francesa en la que falleció y fue originalmente enterrado el artista hasta su exhumación y repatriación a España. Con el objetivo preservar la conservación de los frescos, en 1929 la iglesia trasladó el culto a la ermita gemela construida junto a ella, dejando el edificio original como museo.

¿Dónde?: Glorieta San Antonio de la Florida, 5

Iglesia alemana de la Paz (Friedenskirche)
©Luis García
6/12

Iglesia alemana de la Paz (Friedenskirche)

¿Sabías que tras el muro que da al número 6 del Paseo de la Castellana se esconde una iglesia? Pues sí, al igual que otras capitales centroeuropeas, Madrid cuenta también con su propio templo protestante clandestino, la Friedenskirche o Iglesia de la Paz, un regalo del káiser Guillermo II a la comunidad alemana residente en la capital. La ubicación elegida para esta iglesia Guillermina –una de las tres únicas existentes en el mundo - fue la finca contigua a la entonces embajada alemana, a escasos pasos de la Plaza de Colón, donde quedaría inaugurada oficialmente en 1909. Al tratarse de un culto perseguido en la época, el edificio debió construirse en la parte trasera de la finca, prescindiendo de campanario que permitiera su identificación desde el exterior. Su interior, que combina elementos romanos y bizantinos, integra uno de esos tesoros y secretos ocultos de Madrid en los que merece la pena adentrarse.

¿Dónde?: Castellana, 6

Iglesia ortodoxa de Santa María de Magdalena
©Asqueladd
7/12

Iglesia ortodoxa de Santa María de Magdalena

En mayo de 2013 abría sus puertas en el barrio de Canillas la Iglesia de Santa María de Magdalena, el segundo templo ortodoxo de la capital tras la Catedral Ortodoxa griega de los Santos Andrés y Demetrio, puesta en marcha cuatro décadas antes.  Realizado en estilo bizantino, el edificio atrae la atención de quienes pasean por la Gran Vía de Hortaleza con sus cinco domos o cúpulas doradas, que representan a Cristo y los cuatro evangelistas, y su llamativa estética blanca, que recuerda a la arquitectura de los pueblos del sur de España. La pieza estrella de su interior, mucho más sobrio, es la pintura de Santa María Magdalena, de la que toma nombre la parroquia, custodiada en los siglos XVIII y XIX por la capilla de la embajada rusa, hasta su exilio a Argentina tras la ruptura de relaciones con la iglesia rusa a finales del XIX.

¿Dónde?: Gran Vía de Hortaleza, 48

Iglesia de San Ginés
©Luis García
8/12

Iglesia de San Ginés

En pleno centro de Madrid encontramos una de las iglesias más antiguas de la capital, construida sobre los restos de lo que se cree que fue una ermita mozárabe, y una de las que más historia y leyendas alberga entre sus muros. Hasta no hace mucho, quienes visitaban por primera vez la Capilla de la Virgen de los Remedios se sorprendían al contemplar un gran cocodrilo disecado, hoy ya desaparecido del templo en extrañas circunstancias. El caimán en cuestión parece ser el que siglos atrás atacó a Alonso de Montalbán, comisionado de los Reyes Católicos en América, que tras encomendarse a la Virgen logró salvar su vida y, en agradecimiento, encargó la construcción de la capilla a su regreso a Castilla. Más allá de la realidad o ficción que puedan encerrar la historia, son muchos los fieles y turistas que acuden diariamente a este lugar, testigo entre otros eventos del bautismo de Quevedo y del matrimonio de Lope de Vega, para admirar obras emblemáticas que acoge en su interior, como La purificación del templo, del Greco, o para venerar y pedir favores a la figura de San Judas Tadeo.

¿Dónde?: Arenal, 13

Iglesia de San Antón
©Luis García
9/12

Iglesia de San Antón

¿Una iglesia con Wi-Fi y pantallas de plasma, donde puedes acudir con animales de compañía y tomar un café durante las 24 horas del día? No, no es ninguna broma. Todo ello es una realidad en la Iglesia de San Antón, donde el padre Ángel y su ONG Mensajeros por la Paz han incluido iniciativas como estas para atender y estar más cerca de los ‘sin techo’ madrileños, bajo el lema “la solidaridad no consiste en dar aquello que te sobra, sino en compartir lo que tienes”. Esta iglesia barroca, que custodia gran parte del esqueleto de San Valentín, patrón de los enamorados, es conocida además por acoger cada 17 de enero la celebración de la fiesta de San Antonio Abad, en la que los madrileños acuden con sus mascotas para que estas reciban la bendición del santo.

¿Dónde?: Hortaleza, 63

Cripta de la Catedral de la Almudena
10/12

Cripta de la Catedral de la Almudena

Admirada por algunos y odiada por otros, la arquitectura y pluralidad de estilos de la catedral de la Almudena no deja indiferente a casi nadie. Sus orígenes se remontan al último tercio del siglo XIX, cuando el Marqués de Cubas recibe el encargo de diseñar un proyecto para la que finalmente se convertiría en la catedral de Madrid. El arquitecto proyectó un edificio de grandes dimensiones, de estilo neogótico florido francés, con orientación Norte-Sur –a diferencia de la habitual Este-Oeste– con el objetivo de situarlo de frente a la fachada sur del Palacio Real. El diseño original sería modificado posteriormente por sucesivos arquitectos, que irían incorporando nuevas ideas, hasta su práctica finalización en 1993, año en que el papa Juan Pablo II convertía a La Almudena en la primera catedral consagrada fuera de Roma. Quizá su parte más fiel al proyecto original y la menos sujeta a polémica en cuanto a belleza sea la Cripta, concluida en 1911, cuyo altar mayor está presidido por una copia de la Virgen de la Almudena.

¿Dónde?: Bailén, 10

Real Oratorio del Caballero de Gracia
11/12

Real Oratorio del Caballero de Gracia

El número 17 de la Gran Vía alberga uno de los edificios más llamativos y peculiares de esta arteria madrileña, a caballo entre una iglesia y un edificio de viviendas. Se trata del Real Oratorio del Caballero de Gracia, uno de los mejores ejemplos de arquitectura neoclásica madrileña y una de las responsables –junto a la iglesia de San José-, de que el trazado final de la Gran Vía no fuera una gran recta, tal y como la concebían los planos originales. La construcción de este templo, a finales del siglo XVIII, corrió a cargo de Juan de Villanueva, que ideó su proyecto al más puro estilo neoclásico, como si de una pequeña basílica romana se tratara, sustituyendo un edificio preexistente levantado en 1654. Como su nombre indica, el oratorio pertenece a la Asociación Eucarística del Caballero de Gracia, fundada en el siglo XVI por Jacobo de Grattis, más conocido como el Caballero de Gracia, cuya sepultura puede contemplarse en el interior.

¿Dónde?: Gran Vía, 17 y Caballero de Gracia, 5

Parroquia de Santa Barbára
12/12

Parroquia de Santa Barbára

El miedo a la muerte de su marido, Fernando VI,  y a las posibles intromisiones de la madre de este, Isabel de Farnesio, llevaron a la reina Bárbara de Braganza a impulsar la construcción de un espacio que le serviría de retiro en caso de quedar viuda. Comenzaba así la construcción del convento de la Visitación de Nuestra Señora, conocido también como convento de las Salesas Reales, conjunto arquitectónico en el que se integra esta parroquia, cuyos orígenes incluían también un colegio y un convento. La puesta en marcha de este complejo no escatimó en gastos, recurriendo a los materiales más caros e incluyendo pinturas de los más famosos artistas de la época, lo que generó las críticas de los madrileños, que solían tararear coplillas como “Bárbara reina. Bárbara obra. Bárbaro gusto. Bárbaro gasto”. Pero en contra de sus previsiones, en 1758, poco después de la inauguración del edificio, la reina fallecía y era sepultada en el interior de la iglesia, cumpliendo su expresa voluntad. Allí puede visitarse su sepulcro, junto al de Fernando VI, que moriría un año después que su esposa, pasando a formar parte de la corta lista de monarcas españoles enterrados fuera de El Escorial. 

¿Dónde?: General Castaños, 2 esquina a Bárbara de Braganza, 1

Críticas y valoraciones

0 comments