3 Me encanta
Guárdalo

Los mercados más 'cool' de Madrid

Los mercados de toda la vida se han convertido ahora en modernos espacios gastronómicos donde quedar para tapear y tomar algo

Mercado de San Ildefonso
1/9

Es un recién llegado a la ciudad y ya se ha convertido en uno de los lugares de moda a los que acudir para tomar algo y dejarse ver. En realidad no es estrictamente un mercado, puesto que no es un lugar donde comprar lechugas o cuarto y mitad de picadillo. El Mercado de San Ildefonso se define como un 'street market food', lo que viene a ser un lugar en el que comer y beber productos de mucha calidad en un ambiente de puestos pequeños y selectos. Se come en plan barra de bar, en mesas compartidas o en una de sus dos terrazas, que siempre son una magnífica invitación para la temporada de verano. Está ubicado en el barrio de Malasaña, y ya sabemos que eso es garantía de moderneo.

 

Bocadillos gourmet, pinchos morunos-fusión, crepes, vinoteca, frituras de pescado, ensaladas y frutas fresquísimas, cócteles y un ambiente de modernidad acompañan a este edificio de nueva construcción. El Mercado de San Ildefonso se ha levantado sobre un solar que llevaba unos años sin edificarse en el número 57 de la calle Fuencarral, en todo el hervidero de tiendas de ropa y tendencias.

Mercado de San Miguel
2/9

El Mercado de San Miguel es el pionero en esto de convertir mercados tradicionales en espacios gastronómicos gourmet. Es el único mercado en hierro que ha llegado hasta nuestros días y uno de los mejores ejemplos de edificio histórico que ha sabido reinventarse y adaptarse a los tiempos actuales, a imagen y semejanza del Mercado de la Boquería de Barcelona. Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumento, el mercado alberga actualmente un gran 'centro cultural culinario' donde es posible realizar degustaciones, catas y comprar productos frescos de la mejor calidad.

Mercado de San Antón
3/9

Tomando como referencia el exitoso modelo del Mercado de San Miguel, el barrio de Chueca daba la bienvenida en 2011 al remodelado Mercado de San Antón, una de las citas de ocio imprescindibles de esta zona. Las instalaciones cuentan con una primera planta dedicada al mercado tradicional, con múltiples puestos gourmet; una segunda planta con comida para llevar y espectáculos de show cooking y, por último, una terraza-restaurante, en la que disfrutar de un animado aperitivo.

Mercado de Moncloa
4/9

No todos los mercados 'cool' iban a estar en el centro. En otros barrios también quieren espacios modernos donde los jóvenes vuelvan a sentirse a gusto y así de paso garantizar el relevo generacional. El Mercado de Moncloa, sin ir más lejos, es un lugar donde no sólo encontrarás gastronomía, sino también música y moda. Y es que sus comerciantes se dieron cuenta de que no podían dejar escapar a ese filón de oro que son los estudiantes que pululan y habitan el barrio (aunque, todo hay que decirlo, a veces los precios no acompañen al poder adquisitivo de dichos jóvenes). Eso sí, que quede claro: aunque pretende seguir su ejemplo, no tiene el rollo de los mercados del centro, ni la cantidad de locales, ni la diversidad para hacer la compra a la vez que tomas algo. Sin embargo, sí hay un Horno San Onofre, una vinoteca increíble y una buena tienda de carnes y hamburguesas al gusto, y casi todo lo puedes tomar ahí o que te lo pongan para llevar.

 

Pero tiene sus peculiaridades. Abierto hasta las 2 am los festivos y sus vísperas (ese ya es un dato de a qué público quiere llegar), está ubicado en los bajos del hotel Exe, con el que está comunicado, y una de las cosas que nos gustan son sus marcas propias: 'De cosecha propia' (vinculado a los productores y productos de temporada, claro); 'Cocinando en casa' (acercan la cocina tradicional de todo el país a nuestros ojos y paladares) y 'Mercado Moda' (los sábados por la tarde, el espacio es un lugar para jóvenes creadores, talleres, etcétera).

Mercado de la Cebada
5/9

Construido en 1875, bajo la inspiración del parisino mercado de Les Halles de París, el Mercado de La Cebada ha constituido durante años -dada su cercanía a la Puerta de Toledo-, uno de los puntos de encuentro más importantes para los comerciantes madrileños. Mientras espera que se ejecute un plan municipal que revitalice su actividad, el mercado ha renovado su imagen exterior, llenándola de colorido y convirtiéndose en una de las mayores obras de arte urbano del mundo.

 

Además, ha incorporado a los tradicionales puestos de carnicería, pollería, pescadería y frutería numerosas actividades culturales en las que participan con gusto los vecinos del barrio.

Mercado de La Paz
6/9

Un mercado de abastos de los de toda la vida, construido en hierro en 1982, donde los puestos tradicionales (carnicerías, pescaderías, fruterías, pollerías, panaderías…) han sabido adaptarse a los tiempos que corren. Ejemplo de ello es su servicio a domicilio y la puesta en marcha de una tarjeta de fidelización para los clientes del Mercado de La Paz, en su mayoría residentes en el barrio de Salamanca. Alberga la conocida tienda gourmet La Boulette y una coqueta floristería especializada en rosas, entre muchos otros pequeños comercios.

Mercado de San Fernando
7/9

Este mercado podemos decir que se va transformando poco a poco. No ha hecho grandes obras, sino que ha ido mutando conforme llegaban sus nuevos habitantes. La demanda de tiendas de cercanía es clara en todo el centro de Madrid. Quienes no participan del modelo 'vete a comprar en coche' ven en lugares como éste un respiro donde buscar productos frescos, pero también donde comer algo en la barra de sus locales o incluso acudir a cursos, charlas o exposiciones. Una de las cosas que nos gusta de San Fernando es que, dentro de esta estela de mercados 'cool', puede que sea el que mejor permanece fiel a su esencia, hipster y sencillo a la vez, como el barrio que habita.

 

El Mercado de San Fernando tiene puestos tradicionales de fruta y verdura, carnes o pescados, pero los combina con una cervecería excelente donde comprar cervezas de todo tipo, artesanales o de importación. Una panadería que huele que alimenta, puestos donde comprar legumbres al peso, como antiguamente, artesanías de cuero y reciclaje, comida griega o japonesa y hasta tres librerías (una de ellas vende libros al peso). El mercado vive muy abierto lugares tan variopintos como Embajadores y Lavapiés. Organiza talleres, cursos de cocina con productos propios y puedes encontrarte con una obra de teatro, un espectáculo de danza o una sesión de DJ los viernes para comenzar un buen fin de semana.

Mercado de Antón Martín
8/9

Uno de los escasos mercados tradicionales que todavía se conservan en el centro de la capital y que se ha ido adaptando a los tiempos que corren. En él se dan cita multitud de puestos de fruterías, carnicerías, pescaderías y panaderías donde los residentes del barrio de Lavapiés compran sus alimentos frescos. El Mercado de Antón Martín alberga también un importante espacio dedicado a la restauración, con locales especializados en productos de importación como Best of Britain, que ofrece artículos procedentes de Reino Unido, y Yokaloka, donde se ofrece sushi para tomar o llevar.

Mercado de la Buena Vida (©Elvira Megías Quirós)
9/9
©Elvira Megías Quirós

Todos los domingos se instala junto al Rastro el Mercado de La Buena Vida, donde comprar alimentos ecológicos, artesanos y de proximidad, tomarse unas cañas y tapas con los amigos y conocer a productores de la región. Cada vez más personas están concienciadas con la importancia de una alimentación sana y en este mercado se ofrecen además talleres orientados en esa dirección, como aprender a hacer pan o queso casero, a plantar un huerto urbano o a aprovechar mejor la energía solar. Un plan perfecto para disfrutar en familia y descubrir las ventajas de comer mejor y consumir alimentos madrileños.

Críticas y valoraciones

1 comments
Hernan C
Hernan C

Que sitio tan bueno, como para irse de compras.