La Partida

0 Me encanta
Guárdalo
La Partida

Autor y director: Óscar Cabrera Sanz. Intérpretes: Juan López-Tagle, Alfonso Mendiguchía y Jorge Cabrera.

Esta obra admite cantidad de subtítulos: ‘tratado de la madurescencia’ por ejemplo, o tirando de la moda de las listas, ‘tres formas únicas de ser un calzonazos’. También podría valer ‘la decadencia de peter pan y sus amigotes’. Dice el programa de mano que es una cómica reflexión sobre el valor de la amistad, sobre las relaciones vacías que se perpetúan en el tiempo por pura inercia. A mí me parece que las relaciones vacías son lo más lejano a la amistad. Entonces, ¿qué es lo que ha habido entre estos tres tíos, que parecen tan íntimos? Todas estas cuestiones me asaltan intentando escudriñar el sentido de esta historia donde tres hombres mayores de 40 hacen cosas de gente de 20… o de menos.

Mal parado sale aquí el género masculino, por su inoperancia, no por otra cosa. Quizás es todo una estratagema mordaz para cuajar una comedia sin más pretensión que la de hacer pasar un buen rato, como dicen muchos, pero… creo que nada es inocente, o no debería serlo. Ni siquiera el tópico, en el que caen, no sé si por guión o por dirección o por interpretación… o por todo, en el que caen los tres actores, sobre todo Mendiguchía y López-Tagle, poco orgánicos y menos creíbles, amplificando absurdamente los trazos gruesos de la personalidad de sus personajes. Jorge Cabrera es harina de otro costal: woodyallenizado, si se me permite el palabro, sostiene por si solo la verosimilitud de la obra, siendo raro que un tío como él todavía lleve la ropa a lavar a casa de mamá.

Total, que sí, que es una obra sobre hombres, sobre amigotes, sobre tíos que sufren y lloran, niños-sol compitiendo por ser el centro del universo. Adolescentes de 40, en tránsito hacia la definitiva madurez, que al paso de estos igual se les solapa con la misma muerte. Soy duro para las comedias, pero si llego un martes al teatro Lara y veo su sala grande llena de gente riéndose durante hora y pico viendo La partida, debo apartar un tanto mis impresiones y dejar paso a la objetividad. El público, en general, disfruta con esta obra, eso nadie lo puede discutir. Ahora bien: Yasmina Reza solo hay una.

Por Álvaro Vicente

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening