La soga

Teatro
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
La soga

Autor: Alfred Hitchcock. Dirección: Nina Reglero. Intérpretes: Mariano Venancio, Aníbal Soto, Inge Martín, Markos Marín, Kiko Gutiérrez y Julián Teurlais.

La que fuera primera película en color de Alfred Hitchcock, estaba basada en una obra de teatro de Patrick Hamilton y el mago del suspense se empeñó en que el filme tuviera un aire teatral constante. Lo consiguió, claro, y sobre todo consiguió, como siempre, mantener al espectador atento y expectante de principio a fin con una historia que nos enseña el cadáver y a sus asesinos desde el minuto uno. El misterio está en otro sitio, está en ver lo que tarda en derrumbarse un edificio humano carcomido por la culpa o por la soberbia. Esos asesinos son una pareja de universitarios que, tras matar a un tercero, lo esconden en un arcón sobre el que se servirá la cena en la fiesta que han convocado, una fiesta que sólo busca la celebración íntima de saber que se ha cometido el crimen perfecto… o no.

La adaptación teatral que ha dirigido Nina Reglero reduce los personajes de la película, cambia el sexo de algunos y cambia el escenario de la acción, pero nada altera realmente la historia que se está contando. Los seis actores hacen un trabajo correcto, aunque es cierto que a veces de tan correcto se queda plano. Y de tan plano le restan relieve a la propia función. Hay que reconocer el trabajo de Aníbal Soto y de Markos Marín, eso sí, porque son los que más verdad ponen al asunto.  Aunque en la recta final remonta, el montaje podría ser el sujeto que “descansa para siempre” dentro del arcón. Suele decirse que el ritmo es fundamental en una comedia, pero en una obra de suspense donde la olla va ganando presión y el riesgo de explosión se ha de palpar hasta la incomodidad, no es menos importante. Y aquí falta mucho ritmo. Es probable que lo vayan ganando a medida que vayan pasando las funciones. Seguro.

Por Álvaro Vicente

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening