Smiley, una historia de amor

0 Me encanta
Guárdalo
Smiley, una historia de amor

Amor y teléfono. Para Jean Cocteau y 'La voix humaine' la ocasión para fijar para la posteridad el monólogo del desamor. Alex (Ramón Pujol) se agarra a un teléfono fijo como la protagonista de Cocteau para vomitar su desesperado intento de negar la ruptura. Miedo a la soledad que en esta era de la comunicación y las redes sociales se multiplica dolorosamente. Pero Alex se equivoca de número. El buzón de voz pertenece a un desconocido. Contesta. Se llama Bruno (Aitor Merino) y el conato de drama se convierte en divertida comedia romántica.

Guillem Clua se identifica con los clásicos del género. Aunque reivindique a Howard Hawks, la redonda 'Smiley' le ​​debe mucho más a la regeneración –más o menos indie– aportada por títulos como 'Persiguiendo a Amy', 'Alta fidelidad' o '500 días juntos ' y el uso de atípicos recursos cómicos, como el monólogo interior o la apelación directa al espectador. Qué importa si esta lograda comedia se mira en los años 40 o ayer mismo. Lo que importa es que Clua hace reír y sonreír con una historia de amor, a través de los eficaces malentendidos de los clásicos y los trucos dramáticos de la modernidad. Cuenta con la estimable colaboración de dos actores con una intensa complicidad.

*Ganadora del Premio de Mejor Obra Contemporánea 2013 para Time Out.

Por Juan Carlos Olivares

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening