101 cosas para hacer en Barcelona: Sants- Montjuïc

Rutas, arte, gastronomía, fiestas... Este amplio distrito nos ofrece todo esto y mucho más

© Alexa Tucker

El distrito de Sants-Montjuïc es el más extenso de Barcelona, con una superficie de 2.090 hectáreas, así que es lógico que entre las 101 cosas para hacer en la ciudad que hemos seleccionado, muchas de ellas tengan lugar o relación con todos estos barrios. Rutas, tiendas, discotecas, la mejor gastronomía y mucho más os están esperando.

¡Mira la lista completa!

Ver las vistas del puerto de Barcelona desde La Caseta del Migdia

La Caseta del Migdia es un secreto a medias de la ciudad. Está en el Mirador del Migdia, en Montjuïc, y desde allí podréis ver unas bonitas vistas del puerto de Barcelona y de parte de la montaña. Es uno de los sitios más escogidos por los barceloneses para ver la puesta de sol. Y si ya que subís hasta allí queréis aprovechar el tiempo, también podréis comer (un menú sencillo a base de ensalada y carne a la brasa) o asistir a las muchas actividades que acoge. En verano es una delicia.

Leer más
Sants - Montjuïc

Visitar el románico del MNAC y la nueva colección de arte contemporáneo

Hay varios motivos por los que visitar el Museu Nacional d'Art de Catalunya. La subida desde la plaza de España merece la pena, porque desde el museo tenéis unas bonitas vistas de esa parte de la ciudad y porque el Palacio Nacional, edificio emblemático de la Exposición Internacional de 1929, es importante por sí solo. Una vez dentro del MNAC, tenéis que ver la colección de arte románico (siglos XI-XIII) con murales y el fondo de pinturas sobre tabla más numeroso y antiguo de Europa. En septiembre de 2014 se reabrió la planta de Arte Moderno, que llega hasta los años 50 y donde encontraréis representantes de todas las disciplinas: escultura, pintura, fotografía, cartelismo, cine, arquitectura y artes decorativas.

Compra aquí Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Vivir una noche en el Churros con chocolate

Dicen que es la mejor fiesta del ambiente de Barcelona. Empezaron discretamente en un pequeño local del Raval y en septiembre de 2012 dieron el salto a la Sala Apolo. La Churros con Chocolate es una fiesta mensual, de tarde y gratuita, donde puede sonar desde los Mojinos Escozíos hasta el último éxito de Kylie. Es una sesión divertida y mutante, con un público cada vez más diverso, donde todo está permitido y donde sobre todo destaca el buen rollo que hay entre todos los asistentes. Siempre se reparten churros y chocolate a primera hora y se han vivido grandes momentos: desde una procesión de Semana Santa con una imagen de Raffaella Carrà a la actuación de un grupo de mariachis que despertó la locura colectiva.

Leer más
El Poble-sec

Ver una obra en el Teatre Grec

Además de acoger y darle nombre al gran festival cultural de Barcelona, el Teatre Grec es un espacio escénico único. Es un teatro al aire libre situado en la montaña de Montjuïc, en una antigua cantera que fue adquirida por el Ayuntamiento de Barcelona en 1908, y que nació en 1929. Fue construido por Ramon Reventós i Ferrerons, el mismo arquitecto responsable de las torres venecianas de la plaza de Espanya y de otros proyectos de la Exposición Internacional del 1929.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Hacer la ruta de los cementerios

Si cuando viajáis le dedicáis un rato a visitar los cementerios de la ciudad y os acercáis hasta las tumbas de los personajes ilustres, ¿por qué no hacerlo también en Barcelona? No penséis en la parte tétrica del asunto, sino en el valor artístico de los cementerios. En los de Poblenou y Montjuïc, los más grades de Barcelona, encontraréis numerosos ejemplos de diferentes estilos arquitectónicos y piezas de reconocidos artistas. Para ir sobre seguro, podéis apuntaros a algunas de las visitas guiadas que se organizan cada mes.

Leer más
Sants - Montjuïc

Bailar lindy hop un domingo al mes en la Sala Apolo

Hace ya tiempo que la fiebre por el lindy hop (como en su día lo fue por la salsa o la danza del vientre) llegó a Barcelona, pero parece que no piensa marcharse. Son varias las escuelas que han puesto a danzar hasta a los más patosos y es habitual ver exhibiciones por las plazas de la ciudad así como clubes que programan conciertos y días de baile específicos de swing. Uno de los grandes saraos tiene lugar en la Sala Apolo un domingo al mes, cuando la sala grande sufre una metamorfosis hacia otra época. ¿Listos para el intercambio?

Leer más
El Poble-sec
Advertising

Ver una película al aire libre

Los malos tiempos para la cultura que vivimos han hecho mella en todas las vertientes, y el cine ha sufrido especialmente con cierres de salas míticas. Pero como dijo aquel, hay que ver los brotes verdes, y también han surgido nuevos cines. Pero más allá de la cartelera comercial y alternativa de Barcelona, un muy buen plan es pasar una noche de verano viendo una película al aire libre. El castillo de Montjuïc se ha posicionado como la sala abierta por excelencia, pero el CCCB también programa películas en su patio. Coged la silla, o en el suelo mismo, y dejaos mecer por la magia del cine.

Leer más
Sants - Montjuïc
Advertising

Subir al aéreo de la Barceloneta a Miramar y al teleférico, de Miramar al Castillo de Montjuïc

Poned a prueba vuestra fobia a las alturas y subid al Teleférico. La aventura empieza con la ascensión a la Torre de Sant Sebastià, el gigante de hierro concebido por el arquitecto Carles Buïgas con motivo de la Exposición Universal de 1929; lo más emocionante es meterse en esa caja de cerillas roja –la cabina tiene espacio para 19 personas– para cruzar la ciudad suspendidos a 70 metros de altura. Después de 10 minutos de balanceo, sensación de ingravidez, y vistas de pájaro quizá querréis besar el suelo en Miramar; si os quedan ganas de volar, podéis regresar a la Barceloneta (viaje de ida y vuelta son 16,5 €) o coger el Aéreo hasta al Castillo de Montjuïc (el billete de ida cuesta 7,8 €). Las vistas también os dejarán con la boca abierta.

Leer más

Ir al Mercat de les Flors a disfrutar de la propuesta escénica más vanguardista de Barcelona

Por suerte para el público y para los creadores de la ciudad, tenemos una pequeña –pero muy selecta– lista de espacios dedicados a la vanguardia escénica encabezada por el Mercat de les Flors, quizá los más veteranos aunque siempre atentos a la creatividad contemporánea. Por aquí han pasado desde Peter Brook –que inauguró el teatro– hasta Xavier Le Roy y la compañía Hofesh Shechter, o los locales Sónia Gómez, Marcos Morau, Pere Faura y Lali Ayguadé. Lo más nuevo se cuece en la Secció Irregular, y la danza menos ortodoxa a veces también encuentra su espacio en este palacio de las artes escénicas que está coronado por las pinturas de Miquel Barcelo.

Leer más
El Poble-sec
Advertising
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments