Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Mito

Mito

Restaurantes, China Eixample
Recomendado
4 de 5 estrellas
Mito-_Maria-Dias.jpg
Mito

Time Out dice

4 de 5 estrellas

En la vida de un restaurante joven, después del vigor del arranque, llega el tirón de la crisis y la lucha diaria por la subsistencia y el posicionamiento. Al menos así es ahora, en la época convulsa que nos ha tocado vivir de subidas de IVA y bajada del consumo. No es hasta después de un año y pico que su oferta se ha asentado, y que podemos juzgar qué ofrece y cómo.

Con esta idea nos presentamos en Mito, restaurante asiático abierto en invierno de 2011, que en nuestra humilde opinión se convirtió en una de las sorpresas de la temporada pasada. Con mérito doble: el de ser un local pequeño donde todo es casero -aires de bar restaurante pulcro, donde apetece desayunar- y haber sabido destacar en una zona repleta de grandes restaurantes asiáticos, como el Yamadori o Hanoi II, unas puertas al lado.

La carta que la joven Fei Fei Sun pone a disposición del comensal es una domesticación de los gustos salvajes de Shanghai -lugar de origen de su familia- y al mismo tiempo una modernización de los platos ancestrales, con paradas puntuales bien hechas en cocinas del sureste asiático. Como debería ser un chino moderno, vamos.

Empezamos con el original entretenimiento de algas fritas con anacardos -aperitivo ligero, ideal para ir haciendo apetito-, y sobre todo con unas gyoza extraordinarias. Quizás las mejores que he probado en Barcelona: pasta de arroz casera, rellena de pollo y langostino, primero hechas al vapor, luego con un toque de frito. Una delicadeza fina, humilde, económica.

De segundo pedimos pato laqueado, quizás el plato más conocido en occidente de la cocina china y uno de los más maltratados. Vale la pena comer aquí para reconciliarnos con él: la carne asada, durante un buen rato, ha ganado una segunda piel de grasa deslizante que la convierte en un confitado celestial y crujiente. Mi acompañante optó por unos calamares asados ​​teriyaki con cebollino chino, con un punto de cocción excelente, muy lejos de la gomosidad acostumbrada.

Y, cortesía de la casa, pudimos hacer una degustación de uno de los platos que entrarán en carta en breve: un lomo de salmón que podríamos decir que es un semi-tártar. Crudo por dentro, asado y caramelizado por fuera, brutal.

Aunque aquí lo mejor es pedir un surtido de platos sin dueño nominal y compartir: pollo con limón, sabroso, hecho con una salsa de limón de verdad, rollitos de marisco con caldo finísimo y verduras, y todo un arsenal de platos de marisco sorprendentes. La única síndrome del restaurante chino que tendréis aquí son las ganas de volver.

Por Ricard Martín

Publicado

Detalles

Dirección Av. Sarrià, 17
Eixample Esquerre
Barcelona
08029
Transporte Hospital Clínic (M: L5)
Contacto
Horas de apertura De lu. a do. de 13 a 16 y de 20 a 24 h.

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening