Algo muy gordo

Cine
4 de 5 estrellas
Algo muy gordo

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Carlo Padial construye una oda al posthumor en esta película dentro de la película que busca generar confusión. Berto Romero es el protagonista

Tercer largometraje de Carlo Padial, 'Algo muy gordo' va aún más allá que sus películas anteriores, 'Mi loco Erasmus' y 'Taller Capuchoc'. Cuando muchos esperaban que se decantaría por un tipo de comedia más convencional, he aquí que es la más atrevida y experimental de las tres. Y cuando podría parecer que un cierto star system del posthumor –dos de los protagonistas son Berto Romero y Carlos Areces– dejaría en segundo plano el tono confesional e íntimo que gusta tanto a Padial, resulta que el film se atreve a construirse en múltiples puntos de fuga que siempre van a parar a una reflexión apasionante sobre el hecho de hacer cine en el siglo XXI.

Pero no creáis que 'Algo muy gordo' es un ejercicio de narcisismo, y menos un film pesado y petulante. Es divertido hasta las lágrimas. También es desconcertante, pero no porque Padial no sepa qué contar, sino porque nos confiesa sus dudas, en el papel de un director que está rodando su último film, y las convierte en pura materia cómica: la aparición de Miguel Noguera, o la escena de la explosión del coche en pleno rodaje, son de antología. Tampoco nos encontramos en el territorio del cine dentro del cine, sino de la confusión absoluta entre las imágenes y la vida, un laberinto narrativo al que el espectador es arrastrado por una marea de emociones y sensaciones: de la comedia clásica al gran espectáculo, del humor melancólico a la parodia salvaje, 'Algo muy gordo' va cambiando de tono con un rigor implacable y también con una ligereza grácil, sin esfuerzos. Es la confirmación de un cineasta de raza: aquellos que lo dicen todo sin explicar nada.

Por Carlos Losilla

Publicado

Detalles

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening