El vicio del poder

Cine, Drama
4 de 5 estrellas
El vicio del poder

Christian Bale, bajo unas cuantas capas de prótesis y maquillaje, se convierte en el vicepresidente de Bush

Por más que se presente como un retrato del vicepresidente Dick Cheney (un sorprendente Christian Bale, invisible bajo sus prótesis), no podéis ir a ver una película que se llama 'El vicio del poder' esperando encontraros con una perspectiva revisionista de la política estadounidense. El director y escritor Adam McKay ('La gran apuesta') introduce en la historia un personaje que probablemente representa su visión crítica de los hechos, pero el pulso de la trama es más caótico y delirante. Estamos ante un biopic impresionista, donde la estética contribuye en gran medida a la fórmula. Empezando por un estilo de montaje casi experimental que nos absorbe como un torbellino apocalíptico. Continuando por las interpretaciones, que son excelentes.

Bale domina la sonrisa maliciosa de Cheney y la perpetra como si fuera una máscara de Halloween, en un registro no muy diferente del que le conocimos en 'American psycho'. Lo mejor de todo es ver cómo se transforma el personaje, como se va haciendo cada vez más cruel y vicioso. Los actores secundarios están sublimes. Un Steve Carell muy bien caracterizado hace de Donald Rumsfeld. Amy Adams interpreta a la esposa de Cheney, una mujer de Wyoming despiadada y exigente que acaba de endurecerlo. La mezcla de todo es ruda y amoral, con un dominio del ritmo del thriller que parecer vampirizar al Oliver Stone de 'JFK', haciéndolo más retorcido, más escabroso y loco.

Por Joshua Rothkopf

Publicado

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Director
Adam McKay
Guionista
Adam McKay
Reparto
Christian Bale
Amy Adams
Steve Carell
Sam Rockwell
LiveReviews|0
1 person listening