Maudie

Cine, Drama
2 de 5 estrellas
Maudie

Maud Lewis fue una pintora canadiense que hacía cuadros de gatos y paisajes coloristas.

No entiendo por qué la mayoría de biopics que retratan una figura artística insisten, en: primero, fijarse más en los hechos que en la misma obra del genio en cuestión, y segundo, introducir una historia de amor que facilite la emotividad. En 'Maudie. El color de la vida' se dan estos dos factores. Que la historia de Maud Lewis, pintora folk que vivió apartada de la sociedad y de todo aquello que se conoce como normalidad, se fije en su relación con el ermitaño Everett Lewis tiene un cierto sentido. 'Maudie' retrata a dos personajes marginales, como son marginales, por ejemplo, la mayoría de los protagonistas del rebelde sin causa Nicholas Ray. 'Maudie' no tiene, sin embargo, aquel gusto por la forma. Ni el de Maud Lewis, pintora radical en su sencillez. Claro que es mejor no complicarse la vida, y hacer una cinta que parezca una biografía sacada de Wikipedia. Cuando, al final, vemos las imágenes reales de Maud y Everett, sonrientes, nos preguntamos por qué los actores, Sally Hawkins y Ethan Hawke, tienen todo el rato el gesto torcido. A 'Maudie' le falta alma, le falta ese color de la vida que su título promete.

Por Violeta Kovacsics

Publicado

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Director
Aisling Walsh
Guionista
Sherry White
Reparto
Sally Hawkins
Ethan Hawke
Kari Matchett