2 Me encanta
Guárdalo

9 palacios desconocidos de Madrid

En una calle escondida, a las afueras de la ciudad, incluso a la vuelta de una esquina, descubrimos nueve bonitos y olvidados palacios

©Universidad de Alcalá

Todos conocemos los grandes atractivos turísticos y culturales de Madrid, como el Museo del Prado o el Palacio Real. Pero ¿qué pasa con los rincones desconocidos? Desde aquí los reivindicamos: si eres curioso y no quieres ni oír hablar de aglomeraciones, este recorrido pueden ser la alternativa perfecta para hacer un turismo original y diferente. Por eso, te descubrimos los palacios más bonitos y escondidos de Madrid, desde Carabanchel hasta Alcalá de Henares, seguro que alguno te pilla cerca. ¿Te vienes?

Palacio Fernán Núñez

La sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles es un hermoso y sorprendente palacio de mediados de siglo XVIII, ubicado en pleno centro de Madrid, junto al Museo Reina Sofía, del que no podrás creer haber pasado tantas veces delante de su puerta y no saber las maravillas que escondía dentro. Construido como vivienda para Blas Jover (secretario de Consejos de Fernando VI) en una parcela de los antiguos huertos del convento de Santa Isabel, hoy permanece como uno de los recintos palaciegos mejor conservados (y secretos) de la capital. Pasó por varias manos, a mediados del XIX vivió una ampliación que le dio su aspecto de palacio romántico que mantiene actualmente.

Leer más
Sol

Palacio de Godoy

Abierto a los ciudadanos como Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, un espacio de estudios con interesantes actividades, biblioteca y una tienda, este palacete fue una de las tres propiedades de este estilo que el poderoso Manuel Godoy, valido del rey Carlos IV, llegó a acumular en la capital. Aunque vivió aquí y lleva su nombre, en verdad no fue construido para él, sino para servir de alojamiento al Primer Secretario de Estado, el Marqués de Grimaldi. La obra estuvo a cargo del gran Francesco Sabatini y la época de mayor esplendor fue, cómo no, la de Godoy: lujosa y agitada era la vida que aquí se llevaba.

Leer más
Centro

Palacio Bauer

Construido en el siglo XVIII por los marqueses de Guadalcázar sobre una propiedad del Noviciado de la Compañía de Jesús, el palacio Bauer es uno de esos tesoros a la vista pero en los que tantas veces no reparamos de Madrid. ¿Cómo hacerlo, si está en pleno San Bernardo, junto a la calle Pez, un lugar por donde siempre pasamos camino de algo, deprisa, muy deprisa? Pues hoy toca detenerte en este monumento histórico (lo es desde 1972), propiedad a finales del siglo pasado de la familia de banqueros judíos Bauer, convertido actualmente en una maravillosa Escuela Superior de Canto.

Leer más
Malasaña
Advertising

La Casa Grande

Conocida actualmente sobre todo como un gran salón de bodas y eventos, la Casa Grande en realidad nos aporta una magnífica lección de historia de España que no conviene despreciar. Durante el reinado de Felipe II, la emperatriz María de Austria fundó el Colegio Imperial en Madrid, que dejó en manos de la Compañía de Jesús. Las tres granjas que establecieron los jesuitas estaban en Torrejón de Ardoz, Arganda del Rey y Valdemoro. Cuando Carlos III expulsó a la orden de España, el terreno de Torrejón era ya uno de los más extensos y fructíferos de la región. La Casa Grande fue entonces subastada y pasó por diferentes (y a cada cual más magnífico) dueños, hasta resultar expropiada en la Guerra Civil por la UGT para convertirse en cuartel de milicias.

Leer más
Fuera de Madrid

Palacio de Abrantes

En plena calle Mayor, muy cerca del Palacio Real y enfrente de la Plaza de la Villa, el Instituto Italiano de Cultura, además de un estupendo espacio donde apuntarse a algún curso de italiano, tomar un café en sus cafetería con sillas de diseño (italianas, claro) o comprar un libro en su maravillosa librería, o asistir a una interesante exposición, es un palacio en toda regla. Para empezar, detengámonos en la callecita aledaña, donde bajo un cristal podremos ver los restos hallados en 1998 de lo que fue la primera parroquia de la Villa de Madrid, la iglesia de Nuestra Señora de la Almudena, germen de la actual catedral.

Leer más
Sol

Palacio de Altamira

El 'Istituto Europeo di Design' es ese sitio molón donde cualquiera de nosotros querría estudiar moda y diseño. Pero su sede madrileña es mucho más que eso: diseñado por Ventura Rodríguez, se trata de un palacio (no cualquiera estudia en un edificio que podría haber sido uno de los más bonitos del Madrid del XVIII). Cuentan las crónicas de la época que el palacio era tan hermoso que Carlos IV tuvo celos de que hiciera sombra al Palacio Real y mandó cortar los recursos al edificio destinado a ser residencia de los Condes de Altamira. Grande, de elegante fachada, con una hermosa escalera en su interior, nunca llegó a crecer por este motivo y se quedó como un palacio más de la Corte.

Leer más
Malasaña
Advertising

Palacio de Tepa

Aunque no te alojes en el NH Palacio de Tepa, siempre puedes pasar a tomar desayunar o a comer en su restaurante,  decorado por Ramón Esteve, y descubrir este palacio desconocido de Madrid (impacta ver qué se siente sentado en un edificio proyectado por Juan de Villanueva: el genial arquitecto colaboró con el diseño de las fachadas). Edificado en el siglo XVIII y ubicado en el siempre concurrido Barrio de Las Letras, su rehabilitación quiso conservar el aspecto original del palacio, de estilo clasicista y de más de 6.000 metros cuadrados, creado como residencia del Conde de Tepa, aunque luego pasó a ser una casa de dos viviendas por planta.

Leer más
Sol

Palacio del Marqués de Salamanca

Enfrente de la histórica Plaza de Vistalegre, se halla uno de los palacios más bonitos de Madrid, que, aunque olvidado por la mayoría y por la Administración, los vecinos del barrio no dejan de reclamar como espacio público, aunque de momento (y lamentablemente) sus peticiones no han sido escuchadas.  Este conjunto palaciego, que fue Real Sitio como residencia de verano de María Cristina de Borbón y que data de tiempos de Fernando VII, fue un afamado lugar de esparcimiento de la aristocracia madrileña del siglo XIX, con ría y jardines incluidos (para entendernos, un equivalente al Parque del Capricho, aunque en la zona sur de la capital).

Leer más
Vista Alegre

Palacio de Laredo

Si hoy es tendencia la decoración vintage, durante el siglo XIX lo fueron los estilos de lugares lejanos, como los orientales y árabes. En el reinado de Isabel II, los salones decorados como la Alhambra fueron todo un must. Y de entonces, conservamos el Salón Árabe del Palacio del Marqués de Salamanca en Vistalegre, y el Palacio de Laredo, en Alcalá de Henares, puesto que otros exponentes fueron lamentablemente derruidos a mediados de siglo XX. El pintor, restaurador, arquitecto, decorador y alcalde de Alcalá Manuel José Laredo y Ordoño fue el impulsor de este palacete (que por fuera es como un pequeño castillo), a finales de siglo XIX, con un estilo neogótico y mudéjar, cuyas puertas falsas, espejos y bellísimas salas serán toda una sorpresa.

Leer más
Alcalá de Henares
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments