Amante por un día

Cine
5 de 5 estrellas
Amante por un día

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Una chica regresa a casa de su padre y lo encuentra viviendo con su amante de 23 años. El cine de Garrel conserva los aires de la Nouvelle Vague

El triángulo amoroso, dibujado con las lágrimas del adulterio, parece articular buena parte de la filmografía de Philippe Garrel, dedicada en cuerpo y alma a desenmascarar las trampas del amor, crueles y dulces. La singularidad de 'Amante por un día' es que este triángulo está sostenido por una figura paterna que termina siendo el espejo donde se reflejan las dos mujeres que se lo rifan, rivales al tiempo que almas gemelas. Una es la hija que regresa al hogar incapaz de superar un desengaño sentimental, aferrada al pasado; la otra es la amante del padre y alumna suya, aventurera sexual y pegada al futuro.

Garrel las utiliza como si fueran las dos caras de una misma moneda, encarnando su contradictoria opinión sobre las mujeres: ahora solidarias, ahora traicioneras; ahora libres, ahora dependientes; ahora suicidas, ahora cerebrales. Lo hace, eso sí, con la ligereza que caracteriza sus últimas películas, 'La jalousie' y 'L'ombre des femmes', breves y deliciosas como una canción de cabaret francés, con un pie en el precioso naturalismo en blanco y negro de la fotografía de Renato Berta y con otro en las emociones extremas, a flor de piel, del cine de John Cassavetes.

Podríamos acusar a Garrel de ser demasiado condescendiente con su héroe masculino y sublimado 'alter ego', profesor de filosofía que nunca pierde la calma, la voz de la cordura y la honestidad que, finalmente, acaba siendo víctima de las mujeres que ama. Pero, a estas alturas, el cineasta que nos regaló películas como 'Les hautes solitudes' y 'Los amantes regulares' se merece que le perdonamos su nada disimulada misoginia.

Por Sergi Sánchez

Publicado

Detalles

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening