El creyente

Cine, Drama
3 de 5 estrellas
El creyente

Un monasterio de alta montaña acoge a alcohólicos y toxicómanos que quieren redimirse

Cédric Kahn es un cineasta interesante, siempre original, pero que aún no ha llegado a hacer una gran película. Con 'El creyente', que ganó el premio al mejor actor en el Festival de Berlín, lo sigue intentando, y el resultado es, de nuevo, a la vez atractivo y dudoso. La perspectiva desde la que contempla a su protagonista, un adolescente enganchado a la heroína que va a parar a una pequeña comunidad cristiana para curarse, comienza como una crónica naturalista, continúa con un enfrentamiento entre la fe y la razón y finaliza como un relato de iniciación a la vida, lo cual no está mal. Pero Kahn no aprovecha esta dispersión para elaborar un discurso matizado y complejo, sino que su voz queda fragmentada, no sabemos muy bien por dónde quiere ir. Y cuando llega a la cuestión religiosa, tampoco se plantea dar una visibilidad plausible a estos sentimientos, prefiere fabricar imágenes pulcras e inmaculadas, pero también más bien frías y superficiales. Queda, eso sí, un relato intrigante y respetuoso, que sabe rehuir, siempre con elegancia, cualquier maniqueísmo o tendenciosidad.

Por Carlos Losilla

Publicado

Detalles del estreno

Reparto y equipo