La Bella y la Bestia

Cine, Romántica
28 Me encanta
Guárdalo
La Bella y la Bestia

La historia de siempre, el mismo relato zoofílico convertido en cuento de hadas

Es exactamente lo que habíamos previsto, la película que ya vimos hace un cuarto de siglo, ahora actualizada en una mezcla de acción real y fantasmagoría digital, que tiene mucho cuidado de no frustrar nuestra capacidad de anticiparnos a cada escena. Eso sí, los años la han hecho más ostentosa, más siniestra incluso. Veremos los hilos de oro que caen del techo para bordar las gasas de un vestido amarillo y la sonrisa de un candelabro que parece esculpido por el mejor orfebre del mundo. Y nos acercaremos al lecho de muerte de dos madres con la cara blanca como una vela que no aparecían en la versión animada. La escena en la que los objetos van perdiendo el alma es de un lirismo romántico que dignifica el relato de Perrault. Y aunque Emma Watson parezca la proyección de una de aquellas niñas que hacían ver que eran una princesa Disney en el patio de la escuela, cantando 'Ésta es mi pequeña aldea' mientras se cogían el borde de la bata, hemos celebrar que el escudero del malo de la historia sea abiertamente gay. En la escena final, incluso sale bailando con otro hombre.

Por Josep Lambies

Publicado

Detalles del estreno

Duración 129 min.

Reparto y equipo

Director Bill Condon
Guionista Stephen Chbosky, Evan Spiliotopoulos
Reparto Luke Evans
Ewan McGregor
Emma Watson
Dan Stevens