Locke

Cine, Drama
4 de 5 estrellas
Locke

'Locke' suena como 'lock', que significa 'cerrar', 'bloquearse', 'asegurarse'. 'Locke' también es el apellido de John Locke, filósofo británico que consideraba, al contrario que Descartes, que nacíamos sin ideas innatas, y que nuestra conciencia se formaba según la experiencia reflexiva y perceptiva. En cierto modo, Ivan Locke nace como personaje cuando entra en su coche y comienza a conducir, y lo que ve el espectador durante 85 minutos es la formación de su conciencia mientras va al volante, encarcelado en una celda con dos ruedas a cada lado.

Nace también el cine, demostrando que puede existir, que puede hacernos pensar, con un descenso al infierno de la noche, iluminado por los reflejos de luces y señales de tráfico. El cine, sí, es un rostro en movimiento que toma conciencia propia. Una experiencia lockiana. Steven Knight se lo ha querido poner difícil sin renunciar a hacer una película accesible.

Los problemas de Locke son de lo más reconocibles: sólo las constantes llamadas telefónicas que recibe, de manera encadenada, mientras hace carretera, dan a la película una entidad dramática que nos hace sufrir con él. En un condensado tiempo de metraje, decide confesar a su mujer un secreto que puede cambiar su vida por completo, hacerse cargo a distancia de la obra que ha dejado medio hilvanada y asumir la responsabilidad de un resbalón que no volvería a repetir. A Locke le costaría cambiar de marchas sin Tom Hardy, que encarna, con contención, la determinación de un héroe sin fisuras morales. Quizá sobran las conversaciones con un padre fantasma. El personaje, granítico y al mismo tiempo conmovedor, no necesita traumas del pasado. Es un pedazo de tiempo presente tratando de sobrevivir.

Por Sergi Sánchez

Publicado

Detalles del estreno

Duración
85 min.

Reparto y equipo

Director
Steven Knight
Guionista
Steven Knight
Reparto
Tom Hardy
Ruth Wilson
Olivia Colman
LiveReviews|0
2 people listening