Cine

La cartelera, los estrenos de la semana, las críticas de todas las películas y las listas cinéfilas más divertidas

Cine

El TOP 5 de la cartelera

Las películas que no os podéis perder

Leer más

Últimas críticas

Cine

Tres recuerdos de mi juventud

Sea dicho de entrada que '3 recuerdos de mi juventud' es la mayor alegría que nos ha dado la cartelera en mucho tiempo, como un vaso del limonada en un agosto toscano. A los que desconocen el cine de Desplechin, os recomiendo primero que recupereís una película que se titula 'Reyes y reina', de donde viene esa imagen fantasiosa de Mathieu Amalric fumando maría disfrazado de mosquetero. Tenía un epílogo antológico, que era a la vez homenaje al 'Barón rampante' de Calvino, la historia de un noble que trepaba a un árbol y decía que nunca más pondría los pies en el suelo. De cabo a rabo, una declaración de principios.'3 recuerdos de mi juventud' es primero, la confesión de un hombre en una gendarmería, que explica que cuando era adolescente, en un viaje en Minsk con el instituto, regaló el pasaporte a un agente soviético, y ahora sabe que en algún lugar del mundo hay un individuo que ostenta su identidad. También es el trauma por el suicidio de una madre. I, por último, es la rémora de un primer amor, el de una chica con los labios como un tajo de sandía. Es ella quien al final de la función, al igual que Jean-Pierre Léaud al final de 'Los 400 golpes', clava los ojos a cámara y se queda crionitzada, como el retrato de la joven promesa en el camafeo que el soldado se lleva al surco de la trinchera.Los recuerdos de la década de los 80, con su música y su vestuario, se precipitan en la memoria a peso ligero, como aquel aristócrata que saltaba de rama en rama, con medias caladas y so

Time Out dice
  • 5 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Alicia a través del espejo

Las fronteras de la animación y la imagen real ya hacía tiempo que se difuminaban en el cine de Tim Burton. En su adaptación del imaginario de 'Alicia' convirtió los escenarios y personajes en c'artoons' y se empapó del espíritu Disney para realizar un film irritante y antipático. Esta aventura continúa su estela y demuestra una escasa razón de ser. Confusa, caprichosa y vacía. Un juguete caro y especialmente incómodo de ver a través de todo este barniz infográfico que acaba devorando el sentido de personajes y acciones. James Bobin (que había trabajado en los 'shows' iconoclastas de Sacha Baron Cohen y fue creador de 'Los Conchords') es incapaz de aportar un mínimo de originalidad a una cinta en la que Johnny Depp demuestra que definitivamente se ha convertido en un dibujo animado.

Time Out dice
  • 2 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Alcaldesa

A unas semanas del aniversario de la victoria de Barcelona en Común, 'Alcaldesa' recorre el año de campaña previo a los comicios. Doce meses narrados mediante una cámara que entra en la cocina de en Común y a través de las confesiones de Colau, grabadas por ella misma, que son lo mejor de la película. Un año en el que pasaron muchas cosas, y que culmina la noche de elecciones, en una escena con un suspenso resuelto con una llamada de Xavier Trias. El afán de reflejar diversos temas hace que se pase de puntillas por cuestiones que merecen más profundidad: desde el vídeo de 'El run run' hasta el pulso entre la necesidad de personalismo y la construcción de un partido desde la colectividad.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Cine

¿Qué invadimos ahora?

Michael Moore ya tiene a punto su última provocación, cuya primera premisa es un derroche de ingenio. La comedia empieza con un encuentro ficticio entre Moore y distintos generales del ejército, que están hartos de que el cineasta arremeta contra la guerra de este modo, y lo envían a plantar la bandera de los EUA en territorio extranjero. A partir de esta farsa, Moore examina cómo viven, trabajan y piensan las personas de todo el mundo. Primero, visitaremos algún italiano con 'sex appeal' orgulloso de contar con seis semanas de vacaciones pagadas y cinco meses de baja maternal, finlandeses que no tienen deberes en la escuela, alemanes que asumen la vergüenza nacional y policías portugueses que no tienen que combatir el imperio de las drogas. Quizás en términos generales es un poco simplista, pero vale la pena echarle un vistazo.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Todas las críticas de la semana

Nuestras favoritas

Cine

Tres recuerdos de mi juventud

Sea dicho de entrada que '3 recuerdos de mi juventud' es la mayor alegría que nos ha dado la cartelera en mucho tiempo, como un vaso del limonada en un agosto toscano. A los que desconocen el cine de Desplechin, os recomiendo primero que recupereís una película que se titula 'Reyes y reina', de donde viene esa imagen fantasiosa de Mathieu Amalric fumando maría disfrazado de mosquetero. Tenía un epílogo antológico, que era a la vez homenaje al 'Barón rampante' de Calvino, la historia de un noble que trepaba a un árbol y decía que nunca más pondría los pies en el suelo. De cabo a rabo, una declaración de principios.'3 recuerdos de mi juventud' es primero, la confesión de un hombre en una gendarmería, que explica que cuando era adolescente, en un viaje en Minsk con el instituto, regaló el pasaporte a un agente soviético, y ahora sabe que en algún lugar del mundo hay un individuo que ostenta su identidad. También es el trauma por el suicidio de una madre. I, por último, es la rémora de un primer amor, el de una chica con los labios como un tajo de sandía. Es ella quien al final de la función, al igual que Jean-Pierre Léaud al final de 'Los 400 golpes', clava los ojos a cámara y se queda crionitzada, como el retrato de la joven promesa en el camafeo que el soldado se lleva al surco de la trinchera.Los recuerdos de la década de los 80, con su música y su vestuario, se precipitan en la memoria a peso ligero, como aquel aristócrata que saltaba de rama en rama, con medias caladas y so

Time Out dice
  • 5 de 5 estrellas
Leer más
Cine

La venganza de una mujer

Estamos en el siglo XIX, en Lisboa. Roberto ha vuelto de un largo viaje y no encuentra sentido a la vida social de la ciudad. De repente conoce a una mujer misteriosa, una prostituta que le explicará su turbulenta trayectoria sentimental durante una larga noche de conversación, y este encuentro se convertirá en una obsesión. Explicado así, el argumento de 'La venganza de una mujer' podría parecer un melodrama más bien vulgar, o como mucho una de esas películas literarias que creen tenerlo todo ganado con un vestuario lujoso, decorados vistosos. Pero no.En su cuarto largometraje, el primero estrenado aquí, la cineasta portuguesa Rita Azevedo Gomes utiliza una estrategia muy diferente. En primer lugar, depura hasta el límite todos los elementos de la puesta en escena, reduciendo el cuento de Barbey D'Arevilly del que parte en su esencia. Después, se concentra en el poder de la palabra y los actores (magnífica Rita Durao), creando un poderoso clima hipnótico. Y, por último, renuncia a cualquier tipo de realismo para convertir esta historia a la vez en un cuento de terror y en una fábula de carácter feminista.El resultado es una película delicada y sensible, pero también radical y feroz. La gran pieza central, el relato de la mujer, se convierte poco a poco una de las mejores secuencias del cine reciente, un diálogo entre dos rostros alucinados, donde presente y pasado se confunden. Y el uso del color y de las sombras, así como de una austera estética teatral, consigue que todo p

Time Out dice
  • 5 de 5 estrellas
Leer más
Cine

High-Rise

Excelso visionario, J.G. Ballard imaginó el neocapitalismo liberal como una estructura vertical donde los privilegios de las clases altas y la indignación de las bajas acabarían encontrando un espacio común: el retorno inevitable al salvajismo preverbal, un grado cero de la civilización en el que la noción de política comunitaria queda aplastada en una orgía de sexo y violencia. Ben Wheatley adapta la novela de Ballard sin miedo, con una puesta en escena a la vez elegante y hermética, que, a veces, acelera demasiado abruptamente la evolución hacia el caos pero que siempre sabe atrapar el interés del espectador respetando la poética, irónica y perturbadora, del escritor británico. Difícil pensar en un Robert Laing que no sea Tom Hiddleston, aunque Jeremy Irons le haga de robaescenas.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Ahora sí, antes no

Cuando Claude Monet pintó sus series sobre los nenúfares o la catedral de Rouen, estaba estudiando cómo la luz cambiaba radicalmente a sus modelos. Para él, lo importante no era el objeto en sí, sino la percepción que tenemos. Diríamos que, de un modo más patente que Woody Allen o Eric Rohmer, directores con los que se le ha comparado con razón, Hong Sang-soo es un cineasta impresionista. Como Monet, lleva casi toda su filmografía haciendo pequeñas variaciones sobre una misma historia, películas que incluyen su 'remake' para demostrar que el cine, como la pintura, es una cuestión de luz. La trama de 'Ahora sí, antes no' es muy sencilla. Un director de cine ocioso, una chica que acaba de conocer, su día juntos. Como Allen en 'Melinda y Melinda', Hong Sang-soo nos presenta dos versiones del mismo encuentro y de todo lo que se deriva. Dividida por la mitad, una es el contraplano de la otra, pero, como ocurría en la 'Copia certificada' de Abbas Kiarostami, nunca sabremos cuál es copia y cuál es original. Desde el título, que parece confrontar dos tiempos narrativos asociados a un polo positivo y uno negativo, juega a la ambigüedad: las dos historias podrían pasar al mismo tiempo, en universos paralelos, y ninguna de ellas asume un "sí" o un "no" como clausura, ni siquiera un "tal vez".La primera transcurre en un día gris, la segunda en un día soleado. La luz, pues, lo transforma todo: una voz en off desaparece, un flirteo es el nacimiento del amor, una mentira es una avalancha de

Time Out dice
  • 5 de 5 estrellas
Leer más
Más películas recomendadas

Las pelis para ver en familia

Cine

Zootrópolis

Hemos visto cientos de películas de animación protagonizadas por animales. Pero, hasta ahora, han sido pocos los dedos que han señalado el absurdo inherente en el hecho de contemplar bichos vestidos con ropa de calle. Zootròpolis transforma esta incoherencia en un gag fantástico, en el que la protagonista, una conejita agente de policía, debe visitar un club nudista, y se escandaliza al ver otras criaturas con el pelo al descubierto. Este es sólo uno de los varios instantes en que la última producción de Disney exhibe un sentido del humor que funciona igual para espectadores mayores que para pequeños (cabe decir que el codirector Rich Moore trabajó en 'Los Simpson'), propulsando unmuy trepidante 'buddy film' que hace honor a la expresión "para todos los públicos".  

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Cine

El libro de la selva

¿Quien quería un 'remake' del clásico animado que Disney facturó en los años 60? Quizás nadie. Y menos aún sabiendo que se trata de una combinación entre animales creados en CGI y un niño real. Pero dejemos atrás los prejuicios. Jon Favreau ha hecho un buen trabajo repensando los mejores gags del original y la oscuridad que desprenden los relatos de Rudyard Kipling. Y ha añadido algunos efectos extraños y maravillosos. No me quito de la cabeza el momento en que los elefantes aparecen de entre la niebla, trompeteando con tanta majestuosidad. Ahora bien, hemos de advertiros de que éste no es el artefacto edulcorado, con tigres abrazables y panteras generosas, que nos ofrecía la versión de dibujos. Por Twitter, alguien se ha referido a esta película como una especie de 'El renacido' para niños. Y con razón.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Kung Fu Panda 3

Un panda despistado y perezoso, amante de las artes marciales y la filosofía china, termina por convertirse en un auténtico cinturón negro, capacitado para combatir el mal. La historia es absolutamente previsible. Lo que hace interesante esta tercera entrega de una saga que no nació con vocación de continuidad es el cuidadoso trabajo de los dibujos que diferencian el mundo de los vivos –o mejor dicho los que pueden morir– del mundo de los espíritus donde vive el maestro Oogway . Imagino que este 'Kung Fu Panda 3' gustará mucho a los seguidores de la banda de Po y Tigresa. No estoy tan segura de que haga nuevos fans. En todo caso tiene a su favor la excelente animación, y la idea de los dos padres de Po: el que lo perdió de pequeño y el que lo crió.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Capitán América: Civil War

Quizás el cóctel os resultará familiar: dos héroes icónicos haciendo la guerra durante dos horas y media de épica, daños colaterales, cameos de un extenso elenco de fantasías enmascaradas, todo ello sólo para asegurarnos de que la fórmula aguantará unas diez películas más. Por suerte, este 'Capitán América: Civil War' está empaquetado con el único ingrediente que los creadores de 'Batman v. Superman' se dejaron por el camino, que es la alegría. No nos confundamos, esto no significa que todo sea un camino de rosas. Los hermanos Russo nos explican el violento final de una amistad que parecía indestructible, con todas las cuestiones morales que poco a poco van saliendo a la superficie. La alegría se desprende de unos personajes con los que nos identificamos, de unas escenas de acción trepidantes, de saltos, acrobacias aéreas y trucos de lucha que exudan adrenalina, y un discurso de quitarse el sombrero.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Cine

Batman v Superman: El amanecer de la justicia

Zack Snyder y este pastiche torpe nos caen encima como una lápida de 250 millones de dólares para sepultar el género de los superhéroes, que hacía tiempo que reclamaba un descanso a tan vigoréxico ritmo de facturación. 'Batman vs. Superman' estaba llamada a ser un trampolín glorioso para una nueva franquicia de la 'Liga de la Justicia' de la DC Comics. Pero parece que no ha entendido de qué va el tema. Falta el punto de humor y autocrítica de 'Los vengadores' que Joss Whedon supo bordar. Falta una interpretación estelar, como la de Heath Ledger en 'El caballero oscuro'. Y falta aquella dignidad clásica de Christopher Reeve.En vez de eso, Henry Cavill da vida a un Clark Kent de lo más insípido. Y, peor aún, Ben Affleck encarna a un Bruce Wayne tan bidimensional que no te lo crees. Uno y otro se enfrentan en una ciudad que aún intenta recuperarse tras el desastre final de 'El hombre de acero', y ninguno de los dos es capaz de hacer que la pantalla se encienda. Su primer encuentro es una especie de Pacino contra De Niro en 'Heat'. Añadid a la ecuación la aportación agotadora de Jesse Eisenberg, en el papel del millonario Lex Luthor, tartamudo y cargado de tics, y Amy Adams como Loise Lane, que no había estado tan perdida en una película.La trama arranca con la destrucción de un emblemático edificio, en una explosión sin rastro de sangre que ha asustado al personal de la Casa Blanca. Minutos después, el trasfondo político desaparece y nos encontramos con una especie de producto '

Time Out dice
  • 2 de 5 estrellas
Leer más
Todas las películas de la cartelera infantil