0 Me encanta
Guárdalo

Un Madrid de cine

Repasamos algunas de las películas que han tenido como escenario las calles y barrios de la capital. Un homenaje del séptimo arte a nuestra ciudad

Pedro Almodóvar, Fernando León de Aranoa, Alejandro Amenábar, Fernando Trueba, Paul Greengrass... Son muchos los cineastas, nacionales y extranjeros, que se han rendido a los encantos de Madrid dedicándole algunas de las más icónicas secuencias de sus obras y retando al espectador a reconocer rincones de la vida cotidiana. Desde los años 20 del pasado siglo, las calles y plazas madrileñas han ejercido como escenario natural y plató de excepción para el rodaje de decenas de laureadas películas, que forman parte de la historia de nuestro cine y que han sido testigo del inexorable paso del tiempo. Recordamos algunas de ellas.

Abre los ojos
1/15

Abre los ojos

Alejandro Amenábar. España, 1997. 117’

Pocas veces una azotea ha dado tanto juego cinematográfico como la de la Torre Picasso, escenario donde se desarrolla el desenlace y gran clímax de esta peli de Amenábar. El rascacielos pone el broche final a una larga lista de ubicaciones, entre las que figuran el Parque de Berlín, donde se conocen los personajes de Eduardo Noriega y Penélope Cruz, o el Faro de Moncloa, que alberga la clínica de cirugía ficticia en la que el primero intenta reconstruir sin éxito su rostro desfigurado. Pero si hay una escena que quedará para siempre en la retina de los espectadores esa es, sin duda, la de una Gran Vía completamente desierta –casi imperceptible es la figura de un espontáneo asomándose desde un balcón–, recorrida por un protagonista tan sorprendido como el público de la propia película. Una curiosidad: la escena fue tomada a primerísima hora de una mañana de agosto, un año antes de que se rodara la película completa, y hay un momento en el que Noriega, en un gesto espontáneo, se gira para mostrar su rostro ante la cámara y asegurarse así de que no hubiera un posible cambio de actor en el futuro. 

Barrio
2/15

Barrio

Fernando León de Aranoa. España, 1998. 94’.

Retrato de los problemas e inquietudes de tres adolescentes del Madrid más humilde y marginal, así como una de las primeras genialidades del cine social de León de Aranoa, Barrio descubría al gran público el que por entonces era uno de los secretos mejor guardados del subsuelo madrileño: la estación fantasma de Chamberí. Tras perder el último metro de la jornada en la estación de Iglesia, los tres protagonistas, interpretados por Críspulo Cabezas, Timy Benito y Eloi Yebra, comienzan a caminar por las vías camino a casa y se topan con los vestigios de esta estación que permaneció cerrada durante cuatro décadas hasta su reapertura en 2006 como museo y cápsula del tiempo. A pesar de que el título de la película hace referencia a un barrio en particular, su rodaje se desarrolló en distintas zonas como San Blas, La Elipa, Carabanchel, Aluche y San Cristóbal de los Ángeles.   

La gran familia
3/15

La gran familia

Fernando Palacios. España, 1962. 104’.

Visitar la Plaza Mayor en Navidad y escuchar gritos de algún bromista buscando a Chencho todavía es posible más de medio siglo después del estreno de esta célebre película, que muestra los aprietos de una multitudinaria familia con quince hijos a principios de la década de los 60. La cinta es recordada por muchos por la mítica escena en la que el abuelo, al que da vida Pepe Isbert, pierde momentáneamente al más pequeño de sus nietos en pleno mercado navideño de la Plaza Mayor. Comienza entonces la famosa búsqueda (con final feliz) del niño al grito de “¡Chenchoooo!”

El día de la bestia
4/15

El día de la bestia

Álex de la Iglesia. España, 1995. 103’.

Madrid ofreció el mejor plató de rodaje para esta comedia satánica protagonizada por un cura (Álex Angulo), un aficionado al death metal (Santiago Segura) y el presentador de un programa de ciencias ocultas (Armando de Razza). Juntos viven una sucesión de historias apocalípticas y surrealistas en su periplo por la capital para impedir el nacimiento del Anticristo, como una persecución a tiros por la calle Preciados en plena hora punta navideña o un conjuro al diablo que hará que los protagonistas terminen literalmente colgados del popular letrero de Schweppes, en la plaza de Callao, para escapar de las fuerzas demoníacas. En el recuerdo de los más cinéfilos permanece también la imagen de Álex Angulo ante las Torres Kio, consideradas como “la puerta al infierno”.

El bola
5/15

El bola

Achero Mañas. España, 2000. 88’.

El madrileño barrio de Carabanchel se convierte en un personaje más en El Bola, el retrato de un niño maltratado por su padre, al que da vida Juan José Ballesta, y exitoso debut de Achero Mañas al frente de la dirección, con un total de cuatro premios Goya. La calle Lucero, donde se encuentra la ferretería regentada por el padre del protagonista, la estación de metro de Urgel o los puentes de Segovia y San Isidro son testigos de la evolución del protagonista a lo largo del filme, junto a otros escenarios como el Parque de Atracciones o La Pedriza, que ejercen como refugio momentáneo.

Historias del Kronen
6/15

Historias del Kronen

Montxo Armendáriz. España, 1995. 91’.

Basada en la primera novela de José Ángel Mañas y protagonizada por Jordi Mollá y Juan Diego Botto, Historias del Kronen despliega un viaje de drogas, sexo y muerte por la noche madrileña que parte del local que da nombre a la película y que no es otro que el Templo del Gato (famoso también por aparecer en otros filmes como La vida alegre, de Fernando Colomo). Armendáriz elige localizaciones como el paso elevado de Juan Bravo sobre la Castellana, desde el que se cuelgan los personajes de Aitor Merino y Eduardo Noriega (imagen del cartel de la peli), o los túneles de Azca, donde se desarrolla la célebre secuencia en que los protagonistas (Juan Diego Botto y Jordi Mollá) circulan con su coche en dirección contraria.    

Stockholm
7/15

Stockholm

Rodrigo Sorogoyen. España, 2013. 90’

Stockholm lanza un fantástico reto a todos los que se precien de conocer Malasaña como la palma de su mano. Tras conocerse un sábado de fiesta y mientras deciden si compartir o no el resto de la noche juntos, sus dos protagonistas, Aura Garrido y Javier Pereira, nos ofrecen un paseo nocturno por los distintos recovecos del barrio: desde Gran Vía a Plaza de España, callejeando por Desengaño, Flor Alta o San Bernardo. Y, paso a paso, lo que comienza como un inocente juego de seducción va dando una progresiva vuelta de tuerca, mientras acompañamos a los personajes en su recorrido y disfrutamos del cielo de Madrid desde una inolvidable azotea.

Madrid, Above the Moon
8/15

Madrid, Above the Moon

Miguel Santesmases. España, 2016. 92’.   

Tras ‘Amor, curiosidad, prozac y dudas’, Miguel Santesmases decidió nuevamente convertir a la capital en el epicentro de rodaje de Madrid Above the Moon, un largometraje financiado por crowdfunding, que utiliza los jardines de la Plaza de Oriente, la Plaza de España o el Templo de Debod como escenarios de ligue de Ernesto (Víctor Vidal), un treintañero en paro que, haciendo fotos por el centro de Madrid, conoce a Susan (Helena Sanchís), una joven extranjera con la que surgirá una historia de amor. Una comedia romántica, rodada casi íntegramente en inglés, que termina transformándose en uno de los más completos reclamos turísticos de la capital.

Ópera prima
9/15

Ópera prima

La céntrica plaza de Isabel II –o de Ópera, como es popularmente conocida- es testigo del inicio de la historia de amor entre Matías (Óscar Ladoire) y su prima Violeta (Paula Molina), protagonistas de 'Ópera Prima', juego de palabras que da nombre al primer largometraje de Fernando Trueba. La película cuenta la historia de un joven periodista divorciado, que pasea su tristeza por el centro de Madrid, hasta que se enamora de la que está seguro que es “la mujer de su vida”. El filme, que cosechó un gran éxito comercial y de crítica a comienzos de la década de los ochenta, marca el inicio de la denominada comedia madrileña, en la que se integran otros filmes del propio Trueba y de cineastas como Pedro Almodóvar y Fernando Colomo.

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón
10/15

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

Pedro Almodóvar. España, 1980. 82’

Amante de Madrid, pocos directores la han retratado tanto y tan bien como Pedro Almodóvar en su filmografía. Entre su multitud de películas con la capital como escenario, destacamos este reflejo de la movida madrileña de los años 80 con el que el director manchego se dio a conocer. Gamberra y polémica, el barrio de Malasaña cobra protagonismo en la cinta. El estudio del número 14 de la calle La Palma, la llamada Casa Costus y símbolo de la movida madrileña, sirve para ser el piso en la ficción de Bom (Alaska) y como testigo de algunas de las escenas más llamativas y recordadas de la película.

Los ilusos
11/15

Los ilusos

Jonás Trueba. España, 2013. 93’

El hijo de Fernando Trueba quiso con esta película hacer dos homenajes: al cine en sí mismo y a la urbe que lo vio nacer. Sus calles, bares y negocios reflejados en blanco y negro en la película tratan de convertir a la ciudad en un personaje más y presentarla de nuevo como gran plató de cine, tal como lo era en los años 60 y 70. Trata la historia de un joven cineasta en busca de un nuevo proyecto, que intenta encontrar entre paseos y conversaciones con amigos. El cine Doré, Antón Martín, la calle Segovia o el pasadizo de la conocida como la Plaza de los Cubos son puntos que todo el mundo reconocerá en la cinta.

Las bicicletas son para el verano
12/15

Las bicicletas son para el verano

Jaime Chávarri. España, 1984. 103’.

Adaptación al cine de la obra teatral del mismo nombre de Fernando Fernán Gómez, Las bicicletas son para el verano refleja el drama de la Guerra Civil en Madrid a través de la vida cotidiana de la familia de Luisito (Gabino Diego), un joven cuyo mayor problema hasta entonces era haber sido castigado sin una bicicleta tras suspender Física. Aunque rodada en buena parte en Segovia, la película muestra a través de escenarios como los parques de El Retiro o las Vistillas, la catedral de la Almudena, la Iglesia de San Francisco el Grande, el Rastro o las distintas calles y plazas que conforman La Latina los efectos de la evolución de una contienda que sitia la ciudad y que va poniendo fin poco a poco a la inocencia de su protagonista. 

Las 13 rosas
13/15

Las 13 rosas

Emilio Martínez-Lázaro. España, 2007. 132’.

Banderas de España preconstitucionales y mantones colgando de los balcones formaron parte esencial del atrezzo que ayudó a recrear el Madrid de la Guerra Civil en Las 13 rosas, que tuvo uno de sus principales enclaves de rodaje en el castizo barrio de La Latina. El viaducto de Segovia, la Plaza de los Carros o la Carrera de San Francisco ofrecen el telón de fondo para múltiples secuencias de esta película, que narra la entrada de las tropas nacionales en el Madrid republicano y la detención y encarcelamiento en la prisión de Ventas de 13 jóvenes, que posteriormente serían fusiladas por el nuevo régimen. Para ambientar su homenaje a las protagonistas, Martínez-Lázaro eligió también distintas localizaciones situadas en Toledo, Alcalá de Henares y Vegas de Matute (Segovia).

El ultimátum de Bourne
14/15

El ultimátum de Bourne

Paul Greengrass. EE UU, 2007. 111’

No solo el cine español incluye a Madrid para ambientar algunas de sus producciones. Una de las más importantes sagas de acción de los últimos años se fijó también en la capital española para llevar a su amnésico, huidizo y viajero protagonista, interpretado por Matt Damon, a varias localizaciones madrileñas. Lo hace en la tercera, y mejor, de sus entregas, y usa la estación de Atocha como puerta de entrada a la ciudad del personaje, quien busca en Madrid más pistas sobre su identidad. Su destino principal, tras coger el típico taxi blanco y franjirrojo, se encuentra en el número 334 de la ficticia calle Norte, que en realidad es el portal 10 de la calle Virgen de los Peligros, muy cercana a la Puerta del Sol. Allí visita un despacho donde encuentra más información y un nuevo objetivo: Tánger. En Madrid también se rodó en el Café del Príncipe, en la plaza de Canalejas, que simuló ser una cafetería de Turín durante el encuentro de dos personajes secundarios de la película. La cinta homenajea también a la capital con varios planos aéreos, en los que aparecen, por ejemplo, la plaza de Cibeles o la plaza de toros de Las Ventas.

La fría luz del día
15/15

La fría luz del día

Mabrouk El Mechri. EE UU, 2012. 93’

Protagonizada por Henry Cavill (antes de ser Superman), Bruce Willis y Sigourney Weaver, y con la participación española de Verónica Echegui y Óscar Jaenada, esta cinta de acción y suspense tuvo en Madrid su plató de cine perfecto para gran parte de su trama. El Arco de Moncloa, la plaza de toros de Las Ventas, la Plaza Mayor, la calle Serrano, el parque del Retiro o la Puerta del Sol son algunos de los muchos escenarios madrileños que aparecen en la película, que aprovecha, entre otros lugares, la belleza de los tejados de Madrid para desarrollar una espectacular persecución. No pasará a la historia, pero ver Madrid en una superproducción hollywoodiense tiene su gracia.

Críticas y valoraciones

0 comments