Los impresionistas y la fotografía

Arte
Bailarina basculando. Edgar Degas
©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza Bailarina basculando. Edgar Degas

Time Out dice

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

Más de cien fotografías y más de treinta óleos componen esta exposición que aborda la relación entre la pintura impresionista y la fotografía. Desde los primeros daguerrotipos hasta las primeras impresiones en papel, la fotografía pronto intrigó a los impresionistas por sus cualidades técnicas. Monet, Pissarro o Degas mostraron interés por la fotografía como fuente de inspiración: los encuadres, la luz o el espacio quedaban atrapados en las fotos, de tal forma que podían revisar una y otra vez la escena, sin necesidad de pintar a toda prisa, como ocurría cuando trabajaban au plein air, es decir, al aire libre. La muestra se articula en torno a nueve bloques en los que artistas y fotógrafos encontraban puntos en común a la hora de crear, ya fuesen iconográficos, técnicos o compositivos: el bosque, figuras en el paisaje, el agua, en el campo, los monumentos, la ciudad, el retrato, el cuerpo y el archivo.

Publicado

Detalles

También te gustará