Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Loving the Alien

  • Arte
  • La Casa Encendida, Lavapiés
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Loving the Alien (La Casa Encendida).
    Loving the Alien (La Casa Encendida).
  2. Loving the Alien
    Sandra MujingaLoving the Alien
Publicidad

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Conocernos y reconocernos en el otro, esto es lo que pretende esta exposición colectiva con obras que abordan la ficción especulativa para imaginar otros mundos

Además de "forma de vida extraterrestre", la palabra 'alien' en inglés posee otros significados. 'Alien' también es lo ajeno, forastero, desconocido… en definitiva, lo otro. David Bowie ya utilizó estas acepciones en su canción 'Loving the Alien', que da título a esta exposición colectiva comisariada por Laura López Paniagua, que busca (re)conocernos en lo extraño a través de la ficción.


No se sabe si esta estructura-dinosaurio se está construyendo o se está deshaciendo

Destaca especialmente la obra de Sandra Mujinga. La artista noruega de origen congoleño se hace con el espacio de la sala C gracias a una gran estructura con forma de dinosaurio, custodiada por unas enormes figuras humanoides hechas de telas. No se sabe si esta estructura-dinosaurio se está construyendo o se está deshaciendo, al igual que no es posible distinguir los colores reales de los tejidos que conforman las figuras debido a la luz verde que baña el espacio: nada es lo que parece y el futuro puede ser un nuevo pasado.


En la sala opuesta encontramos las fotografías de Mari Katayama. La artista japonesa cuestiona la identidad mediante maniquíes y autorretratos en delicados escenarios. Su dulce puesta en escena contrasta con la contundencia de su mensaje, en el que Katayama se convierte en espectadora de nuestra mirada: sus obras no hablan de ella, sino de nuestra existencia.
Por otro lado, la coreana Anne Duk Hee Jordan centra su atención en la naturaleza, y los diversos procesos biológicos que se dan en insectos, anfibios u hongos, para encontrar una indispensable dicotomía donde la muerte de unos significa la vida de otros.


Ovartaci se refugió en un mundo mágico habitado por mujeres de diferentes culturas

La expo se completa con el universo de Ovartaci. Tras identificarse como mujer, y ser denegado su cambio de sexo, decidió automutilarse. Ovartaci, que sufría una enfermedad mental, se refugió entonces en un mundo mágico habitado por mujeres de diferentes culturas, como muestran sus muñecas, marionetas y figurillas. Sus piezas invitan a reflexionar sobre nuestra autopercepción y sus consecuencias o sobre la realidad que habitamos.

Escrito por
Irene Calvo

Detalles

Dirección
La Casa Encendida
Ronda de Valencia 2
Madrid
28012
Transporte
Embajadores (M: L3)

Fechas y horas

Publicidad
También te gustará
También te gustará