Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Una BiciMad que funciona, ¡corre, pide un deseo!
Noticias / Ciudad

Una BiciMad que funciona, ¡corre, pide un deseo!

Una BiciMad que funciona, ¡corre, pide un deseo!

Pobres de nosotros, madrileños. Tardamos años en tener un servicio público de alquiler de bicicletas y cuando por fin lo conseguimos resulta ser… un desastre. ¿El motivo? Una controvertida mezcla de factores: fallos en la gestión, problemas técnicos, etc. Pero si hay un problema que destaca por encima del resto ése es sin duda el vandalismo.

Y en parte, la culpa es nuestra, porque somos (algunos) unos quinquis. El otro día vimos salir a un señor de su casa con su perro bajo un brazo y una bicicleta de BiciMad bajo el otro. Y hace menos de una semana encontramos otra atada con una cadena a una farola. ¿El que roba a un ladrón tiene 100 años de perdón? Está claro que BiciMad tiene que esforzarse en mejorar su servicio porque entre estaciones estropeadas y bicis averiadas hay días en los que ir a currar en bici es más difícil que encontrar aparcamiento en Sol en Navidad, pero que algunos madrileños no se merecen este servicio, también.

Solo cuando el sistema sea insostenible y vaya a la quiebra –ahora pierde la friolera de 300.000 euros mensuales-, nos quejaremos y entonces nos acordaremos de la gracia que nos hizo ver sacar del garaje a ese señor una BiciMad nuevecita. Y miraremos (y admiraremos) con envidia a ciudades como Ámsterdam o Copenhague. Y lloraremos.

Advertising
Advertising