Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Julianne Moore: "No creo que una mujer tenga que ser fuerte para ser interesante"
Julianne Moore

Julianne Moore: "No creo que una mujer tenga que ser fuerte para ser interesante"

Hablamos con la actriz pelirroja de su papel en 'Gloria Bell', de feminismo y de resistencia, y de algunos de los grandes personajes de su carrera

Por Josep Lambies
Advertising

A los hombres les da miedo la palabra 'vagina'. Lo decía Julianne Moore en 'El gran Lebowski', cuando se descolgaba del techo desnuda, atada a un arnés y con las piernas abiertas, para dejar la huella de su sexo sobre un lienzo en blanco. Ya han pasado 20 años, pero se me hace difícil no pensar en ello cuando de repente oigo su voz al otro lado del teléfono. Hablamos de su papel protagonista en 'Gloria Bell', la nueva película del chileno Sebastián Lelio, pero también de los momentos álgidos de su carrera, en clave feminista.

En 'Gloria Bell', Lelio firma un 'remake' de una de sus primeras películas, 'Gloria', del año 2013. Me consta que cuando la viste te entusiasmó. ¿Qué es lo que te atraían del personaje? ¿Por qué lo querías reexplorar?
Creo que lo que vi fue a Sebastián, quiero decir, su visión del mundo, tan generosa y bien conectada. Quería entrar en la intimidad de este personaje, que tiene la belleza de las cosas normales, ordinarias. Me gustan las historias que hablan de la vida cotidiana, las que parecen anodinas. Y sobre todo me gustaba cómo veía Sebastián a esta mujer. También yo me quería ver a través de sus ojos.

Viste 'Gloria' y te gustó tanto que le pediste una cita a Sebastián. Quedasteis en París. ¿Qué pasó en ese encuentro?
Sí, yo había visto 'Gloria' y quería quedar con él. Fue gracioso, porque hubo un malentendido. Hablábamos de hacer un 'remake' y él, por alguna razón, pensó que yo no estaba interesada, que solo tenía ganas de charlar. Cuando se iba me dijo: "Bueno, ha sido un placer, entiendo que no te interesa que trabajamos juntos". Y yo le contesté: "No, no, no, no, claro que me interesa, y me parece que he nacido para hacer de Gloria, pero solo si me diriges tú".

En películas como 'Una mujer fantástica' y 'Desobediencia', Lelio se ha acercado a la feminidad desde otras perspectivas.
Son películas muy distintas entre ellas. Lo que aprecio en Sebastián es que le interesa aquello que queda en los márgenes, lo que no interesa a nadie más. Es un buen observador, curioso e inquieto, y va más allá de sus radares.

¿Crees que podemos hablar de 'Gloria Bell' en términos de empoderamiento?
Sabes, a menudo se habla de mujeres poderosas, de heroínas, pero creo que son conceptos muy exigentes para un solo ser humano. Lo extraordinario de este personaje es su vulnerabilidad. Tiene las emociones a flor de piel, ama a los que la rodean y cuando le hacen daño lo nota, y le duele. No es fuerte, pero sí es resistente. Se cae pero tiene voluntad de rehacerse, de volver a levantarse. Su fuerza es que nunca se deja abatir.

Me gusta la idea de la resiliencia.
No creo que nadie, tampoco una mujer, tenga que ser fuerte para ser interesante. En la vida real no somos de piedra. Tenemos sentimientos y emociones.

Podríamos repasar tu carrera hablando de las singularidades de las mujeres a las que has interpretado. Remontémonos a los años 90, cuando hiciste 'Vidas cruzadas'. Estoy pensando en la escena del secador y la copa de vino, la de la gran pelea, cuando te quitas la falda.
Lo que adoro de 'Vidas cruzadas' es que me hace pensar en Robert Altman, la persona que me abrió camino en el cine. Cuando estaba en la universidad vi 'Tres mujeres' y tuve la sensación de que nunca había visto una película como aquella, en la que los actores trabajaran de aquel modo. Después Robert me vio en el teatro y me escogió para hacer de Marianne. Fue una prueba de fuego salir ante la cámara medio desnuda con aquella energía, con aquella tensión escénica, pero fue una experiencia inolvidable que me hizo entender la profundidad de mi trabajo.

En este sentido, ¿qué aprendiste haciendo una película como 'Boogie nights'?
Digamos que Paul Thomas Anderson es un genio y que lo que consiguió allí fue brutal. Imaginó un mundo de 'outsiders' que hacían pornografía y tomaban drogas, y que habían creado una comunidad fuera del sistema y de la legalidad, en la que se protegían unos a otros, y donde cada uno tenía un papel poderoso, aunque también arriesgado. Es un grupo de gente que ha quedado excluida de la sociedad por sus circunstancias. Y entre todos ellos está esta mujer, con este sentimiento maternal tan intenso. Es una película muy, muy bonita.

Antes decías que a Sebastián Lelio le interesa lo que queda en los márgenes. ¿Y a ti?
A mí también, claro. Lo que más me gusta de 'Gloria Bell' son las escenas en las que está sola en el coche y canta las canciones que le emocionan y los momentos en que está en una discoteca pero nadie la mira y baila como quiere.

Me parece que tengo tiempo para preguntarte por un último personaje, el de 'Lejos del cielo'.
El caso de 'Lejos del cielo' es muy especial, porque Todd Haynes escribió la película para mí, me la hizo a medida, y me siento muy afortunada. Además, la hice embarazada. Fue brillante entrar en aquellos códigos estéticos, en los colores del cine de los años 50, para contar una historia que habla de lo que significa verte excluido de un lugar, de un ambiente. Lo más emotivo es la fuerte alianza entre la señora, Cathy, y la sirvienta, a quien interpreta Viola Davis, que está espléndida. Se trata de romper prejuicios.

En 'Gloria Bell' hay una reivindicación del deseo femenino que también dinamita algunos prejuicios.
Esto queda claro en las escenas en las que la vemos bailando en la pista del club, con una copa en la mano, y en los momentos íntimos con John Turturro, que para nosotros era importante que fueran explícitos para que su relación resultara auténtica, para que hubiera mucha verdad. A menudo es una sensación difícil e incómoda de transmitir para nosotros, los actores, pero con los compañeros correctos no es del todo imposible.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising